CC intenta diluir el escándalo del servicio de socorrismo en otro pleno con zancadillas

La sesión extraordinaria y urgente ha sido ordenada hoy para primerísima hora de mañana, a las 8.30 horas, con lo que la mayoría de la oposición no podrá estudiar ese escandaloso expediente antes de la sesión (algunos ni han recibido ni se han enterado aún de la convocatoria).

Un expediente de novela: una prórroga de riesgo, una caducidad de contrato de irresponsables, un intento de prorrogar un contrato caducado, ocultación de deudas, empeño en mantener a un concesionario ruinoso y la huída de su solvente sucesor, condenas económicas contra el ayuntamiento… 

El broche de oro de este embolado: el jefe jurídico del servicio de Contratación y Servicios Públicos del Ayuntamiento de Arona apuntó en su informe que puede haber responsabilidades políticas por el embolado del socorrismo, ediles y técnicos sosobertistas contrainformaron que toda la culpa de lo que está pasando es suya y éste ha respondido denunciando por escrito las presiones políticas que habría estado recibiendo para que dulcificara su informe inicial.

En medio del show consistorial, como de costumbre, las víctimas: el personal del servicio que lleva casi siete meses sin cobrar (desde agosto) y los usuarios de las principales playas de Arona, entre ellos, los usuarios del servicio de baño para personas con movilidad reducida que taaanto promociona el gobierno aronero en las ferias turísticas y en prensa.

Puede ser mera coincidencia y no haber nada oscuro detrás. Pero como acreditan las escuchas telefónicas del Caso Arona 😉 (que hasta en eso los han pillado), esa forma de convocatoria plenaria suele ser usada por los gobernantes sosobertistas del Ayuntamiento de Arona para dificultar el acceso de la oposición a la documentación de asuntos controvertidos, para dificultar que asistan a la sesión los afectados (en este caso los socorristas), representantes vecinales, público en general y, sobre todo, periodistas (los particulares suelen trabajar a estas horas y los periodistas no suelen trabajar a esas horas).  Otro de los fines que suelen perseguir los gobernantes con estas veloces y madrugadoras sesiones extraordinarias es impedir ruegos y preguntas molestas de la oposición, ni digamos peticiones de comparecencias a ediles del gobierno para rendir cuentas en profundidad sobre dichos asuntos polémicos (como la que casualmente está pendiente de celebrarse en torno a los escándalos en la gestión del servicio de salvamento y socorrismo en playas, oportunamente aplazada con excusas por CC para el próximo pleno ordinario).

En este caso, la mayoría de los ediles de la oposición aún no han recibido la convocatoria, con lo que será prácticamente imposible que estudien el expediente (a no ser que lo consigan de estraperlo, y eso partiendo de que tuvieran la tarde y/o la noche libre).

Y el colmo del descaro anti fiscalización: el pleno ordinario de este mes toca este jueves. O sea, se retrasan meses en ponerse manos a la obra, semanas en convocar y, de repente, no pueden esperar dos días al pleno ordinario (el que tendría que celebrarse por la tarde e incluir preguntas de la oposición, ruegos y la comparecencia de Sosa dando explicaciones públicas sobre el desaguisado de este servicio.

Ah, también se lleva el contrato del servicio de animales, ya saben, el embolado de los perros. Que esa es otra…

Anuncios