Descargar la espectacular sentencia que condena al alcalde de Arona a 4,5 años de inhabilitación

Vale la pena leerla íntegra. Un canto de esperanza para los demócratas de verdad.

Impresionantes los sopapos legales que le mete la jueza al corrompido jefe político aronero de Coalición Canaria, Berto González Reverón.

Les posteo la sentencia íntegra emitida por la magistrada del Juzgado de lo Penal número 1 de Santa Cruz de Tenerife contra el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, que acaba de ser condenado por un delito de prevaricación continuada en el marco del conocido como Caso Enchufe (datado en 2003-2004). En concreto, ha sido acusado de la comisión de tres delitos de prevaricación por la descarada contratación a dedo de dos trabajadoras en el área de Juventud (Eva González Moscoso y María Rosa Ruiz Alcalde).

La pena impuesta al mentiroso alcalde es de ‘solamente’ cuatro años y medio de inhabilitación para ejercicio de cargo público ¡porque la jueza le rebajó la pena un grado, dejando en la mitad los años de castigo que le tocaban! Tal gesto de benevolencia no responde a que Berto el alcalde prevaricador hiciera ni dijera nada que le hiciera merecedor de semejante rebaja de años de inhabilitación. Responde, simplemente, a que la magistrada ha estimado que la bestial e injustificable lentitud de la Administración de Justicia en la resolución de esta causa, en un atenuante a favor del reo.

Manuel Barrios, actual edil de la oposición (CAN-CCN) y ex socio de gobierno del condenado, ha sido absuelto de sus imputaciones en este caso.

Marta Melo, edila de Coalición Canaria desde 2003, se ha librado de una condena por el canto de un céntimo. Hasta la jueza se sorprende de que la que era concejal de Juventud cuando se produjeron los enchufes de personal no fuera imputada durante la fase de instrucción. La propia magistrada apunta que de haber ido a juicio, le hubiera tocado pringar.

Que una de las contratadas a dedo, Eva González Moscoso, sea afiliada e integrante de la plancha electoral de Coalición Canaria de Arona desde hace varios mandatos, no ha sido tenido en cuenta en el juicio, aparentemente, porque ese dato no trascendió durante el proceso judicial.

–>Para descargar el fallo judicial, pinchar en el siguiente enlace moradito:

– Sentencia_Alcalde_Arona_(Caso_Enchufe)

–>Si prefieren leerla subrayada, con las frases más importantes-interesantes remarcadas, pinchar en este otro link:

– Sentencia_Alcalde_Arona_(Caso_Enchufe), Subrayada

El documento me parece sencillamente espectacular. Capaz de dejar a cualquiera con la boca abierta. No hace falta ser aronero, de Coalición Canaria ni antibertista para fliparla con su contenido. Incluso los habitantes de la remota Conchinchina se asombrarían y espantarían con la gravedad de las pruebas reunidas contra el sin vergüenza alcalde de este importante municipio del Sur de Tenerife (cada vez más importante por la magnitud de sus escándalos de corrupción que por su poderío turístico, económico y poblacional).

Llega a ruborizar la lectura de las valoraciones y conclusiones emitidas por la magistrada sobre el comportamiento, actitud y falta de valores democráticos del alcalde buzanadero, así como sobre el peligro que ese tipo de políticos corrompidos entraña para el Estado de Derecho.

Rara vez se puede leer una sentencia tan contundente, y una defensa judicial tan apasionada en pro de la Democracia. La pena es que haya tardado tanto en emitirse, pues se remonta a hechos acaecidos entre 2003-2004. Cuántos desmanes políticos nos hubiéramos ahorrado en Arona y en el Sur de Tenerife en general si esta sentencia se hubiera dictado hace años… Seguramente no habría habido Caso Arona 1, ni el 2, ni el 3 (el alcalde condenado por prevaricador los protagoniza todos ellos, junto a los concejales de juntas de gobierno que le han acompañado desde que llegó a la Alcaldía).

Mini resumen de la alarma judicial disparada sobre la política de Arona:

Porque no lo olviden, el Caso Enchufe es ‘el menor’ de los problemas judiciales que tienen encima el alcalde y la mayoría de sus compañeros de gobierno. Solo en el Caso Arona 1 se le imputa en el auto de cierre de instrucción a él y a 9 concejales de CC, PP y CAN-CCN un amplio abanico de delitos: cohecho, malversación de caudales públicos, tráfico de influencias, prevaricación urbanística y prevaricación ordinaria. El auto de cierre de instrucción fue apelado ante la Audiencia Provincial tinerfeña por los imputados (con dinero público, que es como los multimputados gobernantes aroneros están sufragando la defensa de todas las causas penales que tienen en su contra. Nunca se ha hecho público el coste real de esas defensas).

Y atención, en los próximos días será  presentado el escrito de acusación con las penas que pide para ellos el Ministerio Fiscal (súper escándalo a la vista, porque los años de cárcel que reclama son de espanto). Como broche del espectáculo de cada vez menos presunta corrupción que protagoniza la taquilla aronera, la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife resolverá las apelaciones del Caso Arona 1 a finales de julio o a principios de septiembre, presumiblemente, desestimándolas y ordenando el inicio de los juicios (seguramente los abogad@s de la defensa que pagamos los aroneros a los gobernantes imputados volverán a recurrir la decisión de la Audiencia, pues de eso se trata, de demorar todo lo posible…).

Por otra parte, para mediados de julio han sido citados a declarar varios testigos en el Caso Arona 2 (empresarios de la construcción), y se prevé que las citaciones de los políticos imputados tenga lugar a partir de septiembre. Esta causa se corresponde con la reiteración de presuntos delitos urbanísticos denunciados en el primera causa de esta saga y, entre otros escándalos, con irregularidades en la gestión de servicios públicos en el Ayuntamiento de Arona (2007-2011, la primera mayoría absoluta de José Berto González Reverón).

La instrucción del Caso Arona 3 comenzó hace unos meses. Se corresponde también con la estrombótica y decadente política bertista del pasado mandato, y en cualquier momento comenzará el desfile judicial de testigos e imputados por esa causa.

Ains, y para antes del fin del verano está prevista la presentación de otra macrodenuncia que, sin duda, derivará en el Caso Arona 4.

Este alcalde condenado por corrupción en materia de contratación de personal y su actual equipo de gobierno, recuerden, se ha querellado en nombre del Ayuntamiento de Arona contra cinco críticos anticorrupción (incluida BlancaHari 😉 ) y ha pedido el cierre de este blog alegando que nuestras críticas y risastencia anticorrupción difaman, calumnian y coaccionan al gobierno local de Coalición Canaria (sobre todo a su alcalde), a sus votantes y al personal Ayuntamiento de Arona al dar a entender que la gestión política de este municipio apesta a corrupción (jajajjaja, qué sensibles estos ‘honestos’ cargos públicos cuyo alcalde acaba de ser condenado por prevaricador 😉 ). Entre las acusaciones que han vertido contra este blog destacan la mala imagen que proyecto de esa administración y, mi preferida,  que la “inquisición” y risastencia diaria de BlancaHari están desestabilizando y obstaculizando el normal funcionamiento del Ayuntamiento aronero.

Sin embargo, frente al daño real de imagen, descrédito y desconfianza que la citada condena de prevaricación genera contra el alcalde, su gobierno de CC, el Ayuntamiento de Arona, la reacción del condenado ha sido anunciar que recurrirá la sentencia, presumiblemente con dinero público. Este reo político no piensa dimitir ni por asomo porque, según él, esta sentencia “es injusta”. O sea, para él y los suyos una manifa anticorrupción y el blog BlancaHari desestabilizamos y dañamos más al Ayuntamiento y al municipio que estar gobernados por un alcalde condenado por corrupción. Ahora tocará el argumento de que la condena no es firme y que tiene derecho a defenderse…

Corrupción, censura y control político de la prensa, persecución institucionalizada contra los críticos y denunciantes de los plurimputados gestores públicos, mentiras y cinismo político, payadas, torpeza… Y un alcalde condenado por corrupción que piensa seguir gobernando el municipio como si nada. Un señor espectáculo, sí señor. Pasen y vean.

Anuncios

Los espías Crazy Horse, Arona Bizarra y El Che de Canarias, filtran imágenes del alcalde condenado

Jajajaj, se ve que la condena de Berto tiene a toda la risastencia hari con el humor subido 😀 .

Tanto es así, que nuestros principales agentes gráficos se han lanzado a trío a ‘pillar’ imágenes fresquitas del alcalde recién condenado por prevaricación, el “mentiroso, infantil y prevaricador” José Berto González Reverón (como apunta la magistrada que le ha condenado 😉 ). El asedio ha valido la pena. Miren, miren qué perlitas me han mandado:

Crazy Horse capta al alcalde en su papel oficial de chorizo:

Filtración de Crazy Horse sobre el alcalde chorizo, el condenado por meter a dedo en el Ayuntamiento como personal indefinido a sus elegidas.

Arona Bizarra lo ha pillado nada más y nada menos que en el momento en el que se electrocutó con sus enchufes de personal:

El agente secreto Arona Bizarra pilla al alcalde justo en el momento en el que se electrocutó con la condena por prevaricación del Caso Enchufe.

Y el Che de Canarias ha sacado del baúl la última toma de investidura de Berto como alcalde, descubriendo que el septuagenario Manuel Barrios le pasó un bastón de mando tóxico por exceso de corrupción:

(Si pinchan en la imagen accederán al blog de este espía hari).

El espía santiaguero el Che de Canarias saca una imagen histórica de su archivo: la recogida de su envenado bastón de mando.

Pedazo espías humorísticos de calidad, ¿eh?

Felicidades a los tres por su gran contribución al triunfo de la Risastencia Anticorrupción en Arona.

Berto González Reverón: mentiroso, infantil y prevaricador (By Belén de Vil)

Lo que se lee arriba no lo dice Belén  de Vil, sino Cristina Guerra Pérez, titular del juzgado de lo Penal 1 de Santa Cruz de Tenerife, así que no te mosquees con mi guante, Berto, que con el calor está muy sensible. Pocas veces mi Bic se ha encontrado una sentencia tan contundente, uff, que vaya palo en todas las bembas que le arrea la juez a José Alberto González Reverón, el flamante alcalde de Arona por gracia de CC.

La juez afirma que Berto debería haber sido condenado a una inhabilitación especial para ejercicio de cargo público de entre 8 y 10 años, pero ha sido generosa y le ha rebajado la pena a cuatro años y medio por lo mucho que se ha tardado en enjuiciar el ya famoso ‘caso Enchufe’. Sabemos que va a ser recurrida, y apuesto mi sortija que con dinero público, pero de verdad que le va a costar a su abogado rebatir unos argumentos tan sólidos.

Y es que el fallo tiene párrafos de antología. Por ejemplo que “se ha acreditado que D. José Alberto sabía lo que hacía y quería hacerlo y debe responder como autor del delito de prevaricación por las contrataciones y prórroga a las que se hace referencia en los hechos probados, al haber realizado una conducta irregular y un ejercicio de abuso de poder arbitrario, con el resultado de una lesión al interés colectivo”.

Y un poquito más adelante detalla:

Los argumentos utilizados por las defensas son pobres. La defensa del Sr.Reverón parte de que ambas personas ya estaban trabajando para el Ayuntamiento, admite el propio acusado en su declaración en el juicio que él sí que sabía al acceder a su cargo en el ayuntamiento que para acceder a un puesto público había que pasar un procedimiento, sin embargo insiste en que ellas ya estaban contratadas.

No obstante con la simple lectura del contenido de los contratos se observa que se trata de dos nuevos contratos (con independencia de que anteriormente hubieran tenido otros) con fecha de inicio y fin, incluso de las propuestas se observa el cambio de categoría de una de ellas”.

–>Esto es solo el principio del súper post que se han pegado la espía Belén de Vil, su Bic y su guante a cuenta de la sentencia del Caso Enchufe y de los sopapos de legalidad, democracia y honor que le endiña la magistrada Cristina Guerra al condenado José Alberto González Reverón. Para leerlo completo (más que aconsejable), pulsar aquí con el ratón.

El agente Crazy Horse festeja la condena del alcalde

Nuestro mega agente secreto Crazy Horse está relinchando de contento con la sentencia que pone verde y condena al alcalde de Arona por prevaricación, con una pena de cuatro años y medio de inhabilitación para cargo público.

Tanta es su alegría, que el gesto de cabreo que lucía desde las elecciones de mayo (cuando Berto González Reverón, su Coalición Canaria bertista y todas sus imputaciones de delitos de corrupción revalidaron su mayoría absoluta en las urnas con un vergonzoso récord: casi un 52% de abstención, en principio el mayor porcentaje de ignorada a las urnas registrada en toda España).

Desde ayer, sin embargo, a Crazy se le han puesto los ¿belfos? de oreja a oreja, y la sonrisa casi que le da la vuelta a la cabeza.

Aclara, eso sí, que no baja la guardia y que seguirá activo en su espionaje humorístico hasta que la corrupción deje de ser el mayor problema de Arona y del Sur de Tenerife en general. Por eso sigue ‘vestido’ de negro 😉 .

 

 

Desvelada una incógnita histórica: la edad de Manuel Barrios

La sentencia del Caso Enchufe revela al fin la edad de este político aronero: ¡¡Es un sectuagenario!!

75 años. Esa es la edad de Manuel Barrios, Nada más y nada menos.

Como ha sacado a la luz la sentencia del Caso Enchufe, el que fue alcalde socialista de Arona durante varias décadas, ex concejal de Urbanismo en pacto con José Alberto González Reverón en 2003-2007 (el condenado por prevaricador, de Coalición Canaria) y ahora portavoz en la oposición del Centro de Arona (CAN-CCN), nació el 30 de mayo de 1937.

Parte de la sentencia del Caso Enchufe que descubre la fecha de nacimiento de Manuel Barrios (también la de Berto, pero ésa no era ningún secreto).

Un chollo la sentencia. Además de poner a Berto el alcalde en su sitio, en la bancada de los corruptos que están llevando la Democracia española y al país a la ruina y el descrédito, me quita una curiosidad que tengo desde hace más de una década. A mí y a un puñado de gente… Y ya saben que yo suelo ser insistente en eso de saciar la curiosad. Pero Barrios se había tomado a pecho eso de que su edad fuera uno de los secretos mejor guardados del municipio y de la Isla.

Mira por dónde, justo la sentencia que le ha absuelto del delito de prevaricación con el que se jugaba la inhabilitación para cargo público, ha sido la que ha permitido descubrir su secretillo 😉 .

Les pongo una foto suya que nos ha pasado nuestro súper agente Crazy Horse (no de abuelo, sino de padrino). No aparenta su edad real ni de coña. Casi está más avejentado Berto que él (jajajaj, eso le jode casi más que ser tildado de prevaricador y corrupto).

(Mañana o pasado pegaré por aquí lo que dice de él la magistrada que ha dictado la sentencia del Caso Enchufe, absolviendo a Barrios y condenando a Berto. Jajaja, no tiene desperdicio. Le ha venido bien para librarse de la pena que le pedían no la edad, sino que solo tiene estudios primarios y que antes de entrar a la política era tendero -no licenciado y jefe de banca, como el condenado alcalde-.

Berto dice que su condena de inhabilitación por prevaricador “es totalmente injusta”, jajajajaja.

El alcalde declara que va a recurrir la sentencia, o sea, que no va a dimitir (o no tiene intención al menos).

Varias fuentes me confirmaron ayer que Berto el alcalde balbuceaba indignado todo el rato que está siendo víctima “de una injusticia” por la condena que le ha caído por el Caso Enchufe. Jajajaj, qué raro, él tirando balones fuera cuando le pillan en ilegalidades y delitos. Pero aún conociéndolo, me costaba creer que se atreviera de nuevo a usar esa táctica victimista en público. Pequé de prudente una vez más: Ya lo ha largado en el Diario de Avisos. Eso, su intención de recurrir la sentencia (en eso sí acerté 😉 ) y, cómo no, su rabieta por ser condenado mientras su ex socio de gobierno Manuel Barrios (CAN-CCN) ha sido absuelto de su imputación en esta causa.

José Alberto González Reverón señaló ayer a este periódico su intención de recurrir la sentencia ante la Audiencia Provincial, para lo cual hay diez días, al entender que es “totalmente injusta”. Asimismo, sorprende, aunque se alegra por la absolución de Barrios, de que “por hacer el mismo contrato se condene a uno y a otro no”.

Jajaja, eso de que se alegra por Barrios no se lo cree ni él. Y menos si han hablado con él en confianza o, simplemente, leído las escuchas telefónicas del Caso Arona, pues Berto tilda a Barrios de “corrupto” bastaaaante a menudo. Como si lo estuviera viendo: ‘Al corrupto de Manolo Barrios lo absuelven y a mí, que soy el mejor alcalde de la historia de Arona y he ganado dos elecciones por mayoría absoluta, me condenan’, sería una de las cosas que no me extrañaría oírle 😉 .

Como el tema lo merece, sigo refriteando esa noticia escrita en Diario de Avisos por Bernardo Morales (aunque aconsejo leerla en su edición original pinchando aquí; para una vez que escriben algo decente en contra de los intereses del plurimputado gobierno aronero y de su ya condenado alcalde 😉 ). Lean lean estos fragmentos de la sentencia que condena al alcalde a apartarse de la política y de cualquier cargo público durante cuatro años y medio. No tienen desperdicio:

La Sala de lo Penal señala que el alcalde era conocedor de que los dos contratos y las correspondientes prórrogas de dos trabajadoras suponen “una resolución arbitraria e injusta”, y que además contaban con reparos de legalidad realizados por jefes de sección del Ayuntamiento y del Interventor. Además, destaca que González Reverón es una persona con formación superior (es licenciado en Geografía e Historia) y llevaba dos meses como mandatario municipal, mientras que Manuel Barrios solo tiene estudios primarios y, antes de acceder al cargo municipal, era comerciante.

En este sentido, señala que es creíble que Barrios, que actuaba como alcalde accidental, “firmase automáticamente y sin leer los documentos”, y que además no estuviera informado de la reestructuración y menos de los problemas existentes y de los reparos, por lo cual en virtud del principio in dubio pro reo se procede a la libre absolución.

Asimismo, se señala que González Reverón “sabía lo que hacía y quería hacerlo y debe responder como autor de un delito de prevaricación” por las contrataciones y prórroga al haber realizado “una conducta irregular y un ejercicio de abuso de poder arbitrario, con el resultado de una lesión al interés colectivo”.

El fallo judicial destaca la gravedad del caso al señalar que no se cumplió ninguno de los requisitos ni procedimiento legalmente previstos a la hora de realizar estas dos contrataciones y posteriormente.

Cuando se realizó la prueba de selección consistió únicamente en una entrevista, con lo que se observa falta de rigor en las pruebas, criterios de selección, etcétera

Y miren qué fuerte esto:

En otro lado, señala la sentencia que lo ocurrido en el Ayuntamiento de Arona en materia de personal no viene sino a poner de manifestó que el ámbito municipal es un lugar en el que a menudo se han posibilitado y cometido de forma impune estas conductas, y que pese a que los dirigentes locales se han sentido por encima del bien y el mal, en un mal entendido y pésimo ejercicio de poder municipal, finalmente lo controles de legalidad de la jurisdicción ordinaria y también la penal funcional obligan a todos los ciudadanos a obedecer las leyes”.

La Sala de lo Penal destaca al fijar la pena el atenuante de dilaciones indebidas, considerando que los hechos datan del año 2004, por tanto han transcurrido ocho hasta la fecha del juicio.

También que hasta dos años después de cometidos los hechos no se interpuso denuncia y pasó tiempo durante la tramitación judicial, dilaciones que no pueden imputarse al comportamiento de los acusados.

Sin embargo, eleva la pena dado que el tenor literal de los reparos era claro y el número de ellos elevado, dictados en distintas fechas y además procedentes de distintas personas

El gabinete de prensa del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TSJC) ha informado que enviará esa sentencia a la prensa durante la mañana de hoy viernes. En cuanto la tenga la posteo íntegra, para regocijarnos en su lectura 😉 .

BlancaHari ‘desestabiliza’ el pleno al informar de la condena de prevaricación contra el alcalde

Ni grupo de gobierno ni oposición de PSOE, PP y CCN-CAN mencionaron en el pleno la sentencia condenatoria que inhabilita al alcalde. Tampco se dijo nada sobre los represaliados aroneros a los que los desgobernantes de CC quiere liquidar valiéndose de fondos públicos.

El alcalde recibió durante la mañana-mediodía de ayer la notificación de la condena por corrupción que le ha caído en el conocido como Caso Enchufe. Y aunque se llevó un batacazo -como no podía ser menos-, se plantó en el pleno a las siete de la tarde como si nada. Demacrado y avejentando, eso sí. Pero como hace tiempo que ése es su aspecto habitual, quienes ignoraban lo sucedido no se percataron de nada extraño.

En realidad todos los grupos de la oposición conocían rumores sobre esa sentencia. Sobre todo porque yo misma la adelanté en clave a primera hora de ayer (pinchar aquí para leer esa información cifrada sobre dicha condena). Pero como era algo tan gordo y no había nada confirmado, tampoco le pusieron mucho asunto (como las querellas, imputaciones, condenas económicas contra el Ayuntamiento por mala gestión bertista y escándalos de corrupción en general son el pan nuestro de cada día en ese consistorio…).

Y mientras el alcalde prevaricador (ains, qué gusto poder decirlooooooo) y su plurimputado gobierno representaban su papel de ‘aquí todo va bien’, a uno de los concejales del PP le salta en el móvil el email con mi eufórico “Berto condenadooooooooooooo”. Imagínense su cara de flipado, leyendo en BlancaHari semejante bombazo mientras tenía delante de sí al mismísimo alcalde-reo. Y justo la semana que trasciende que el gobierno se ha querellado en nombre del Ayuntamiento contra mí y contra cuatro activistas anticorrupción por el daño que, según él, causan las sospechas de corrupción que vertemos contra él y su gobierno “a diario” (gafeeeeeeeee, jajajajajaja).

Atónito, se puso a rular el teléfono con discreción entre sus compis para que vieran mi filtración bloguera. La misma discreción con la que empezaron a intercambiarse papelitos con mensajes de lado a lado de la bancada opositora. Aunque lo de la discreción habría que verlo, con todo el gobierno de CC delante de sí sabiendo ya lo que había pasado.

Sigue leyendo