BlancaHari ‘desestabiliza’ el pleno al informar de la condena de prevaricación contra el alcalde

Ni grupo de gobierno ni oposición de PSOE, PP y CCN-CAN mencionaron en el pleno la sentencia condenatoria que inhabilita al alcalde. Tampco se dijo nada sobre los represaliados aroneros a los que los desgobernantes de CC quiere liquidar valiéndose de fondos públicos.

El alcalde recibió durante la mañana-mediodía de ayer la notificación de la condena por corrupción que le ha caído en el conocido como Caso Enchufe. Y aunque se llevó un batacazo -como no podía ser menos-, se plantó en el pleno a las siete de la tarde como si nada. Demacrado y avejentando, eso sí. Pero como hace tiempo que ése es su aspecto habitual, quienes ignoraban lo sucedido no se percataron de nada extraño.

En realidad todos los grupos de la oposición conocían rumores sobre esa sentencia. Sobre todo porque yo misma la adelanté en clave a primera hora de ayer (pinchar aquí para leer esa información cifrada sobre dicha condena). Pero como era algo tan gordo y no había nada confirmado, tampoco le pusieron mucho asunto (como las querellas, imputaciones, condenas económicas contra el Ayuntamiento por mala gestión bertista y escándalos de corrupción en general son el pan nuestro de cada día en ese consistorio…).

Y mientras el alcalde prevaricador (ains, qué gusto poder decirlooooooo) y su plurimputado gobierno representaban su papel de ‘aquí todo va bien’, a uno de los concejales del PP le salta en el móvil el email con mi eufórico “Berto condenadooooooooooooo”. Imagínense su cara de flipado, leyendo en BlancaHari semejante bombazo mientras tenía delante de sí al mismísimo alcalde-reo. Y justo la semana que trasciende que el gobierno se ha querellado en nombre del Ayuntamiento contra mí y contra cuatro activistas anticorrupción por el daño que, según él, causan las sospechas de corrupción que vertemos contra él y su gobierno “a diario” (gafeeeeeeeee, jajajajajaja).

Atónito, se puso a rular el teléfono con discreción entre sus compis para que vieran mi filtración bloguera. La misma discreción con la que empezaron a intercambiarse papelitos con mensajes de lado a lado de la bancada opositora. Aunque lo de la discreción habría que verlo, con todo el gobierno de CC delante de sí sabiendo ya lo que había pasado.

Sigue leyendo