Inspección de Trabajo pide cuentas al Ayuntamiento por el dislate laboral del Servicio de Socorrismo

Antonio Sosa y varios técnicos han sido citados hoy en la sede capitalina del órgano de la Administración Laboral encargado de vigilar, controlar y asegurar el cumplimiento legal en materia de condiciones de trabajo, empleo, Seguridad Social y prevención de riesgos laborales.

Desde agosto sin cobrar, y sigue sumando la deuda de los aroneros con la Seguridad Social a cuenta de los impagos por este servicio… 

A lo rapidín que no me queda neurona 😦 , me cuentan los agentes consistoriales haris que varios responsables políticos y técnicos de diversas áreas del Ayuntamiento de Arona tendrán que comparecer hoy en Inspección de Trabajo para dar explicaciones sobre el sarao que han liado con el servicio de salvamento y socorrismo en playas del municipio y, en particular, con su maltratada plantilla (18 socorristas profesionales encargados de la seguridad de los bañistas de las principales playas de este municipio turístico y de servicios como la asistencia a personas con discapacidad para que puedan disfrutar del mar).

Los socorristas, recuerden, cobraron su último salario en agosto de 2012. Desde entonces trabajan pero no cobran. Viven de la limosna del Ayuntamiento de Arona (ayuda de alimentos y poco más) y de la mendicidad literal (pidiendo en la playa). Todo porque a los responsables políticos (gobierno de Coalición Canaria y, en particular, el concejal de Playas y Medio Ambiente, Antonio Sosa) y/o técnicos municipales se les pasó renovar un contrato antes de que venciera y, a partir de ahí, mil despropósitos más.

La oportuna rendición de cuentas de técnicos y políticos (a ver si alguien pone orden de una vez en semejante escándalo y, de camino, si se aclara el embolado) ha sido desembocada por una de las socorristas afectadas. Como ella misma relató en este blog, se le ocurrió llamar a Trabajo, y obtuvo respuesta.

Trabajadores de un servicio público en el limbo laboral y económico mes sobre mes. Pero currando… Como para no fliparla Inspección de Trabajo en peso 👿 .

Suerte a los  socorristas. Y enhorabuena por no rendirse. Una cosita, ¿han valorado contactar con el Diputado del Común-Defensor del Pueblo?

Leer auto Caso Enchufe 2 (nuevas chispas judiciales contra el ex alcalde inhabilitado)

El juez instructor concluye que Berto contrató a un inspector de limpieza “de forma directa y arbitraria” en 2003 “pese a las acertadas advertencias de ilegalidad” de los técnicos municipales.

Imputa otro delito de prevaricación administrativa al ex alcalde inhabilitado por el Caso Enchufe 1 y da 10 días de plazo para que Fiscalía y la acusación particular decidan si debe ir a juicio.

Este documento judicial constata que está abierta al menos otra causa más por contrataciones ilegales de personal contra el ex alcalde condenado en firme por ese mismo delito en noviembre, ¡el Caso Enchufe 3!

Aquí tienen el auto en el que el juez instructor del denominado Caso Enchufe 2 cierra por fin la fase de investigación judicial y abre paso a la fase de acusación-archivo y juicio.

El ex alcalde de Arona, Berto González Reverón (CC), diciendo con el respaldo de su partido que va a recurrir al Tribunal Constitucional su condena del Caso Enchufe 1 de 4,6 años de inhabilitación por prevaricación enchufadora continuada “por injusta e inhumana” ya que se limitó a “prorrogar” los contratos a dos trabajadoras que ya estaban en el Ayuntamiento (siempre olvida citar que una de ellas es una asidua de las planchas electorales de Coalición Canaria).  Y… ¡zas!, como la mentira tiene las patas muy cortas y además él y su Bertismo de CC son gafes, aquí está la prueba de que lo suyo es de politicomio: sabe desde hace años que está imputado en varias causas más por contratos ilegales de personal y en las que está igual o aún más pillado: informes desfavorables y ¡¡contratación directa por decreto!!

Para rizar el rizo del escándalo (característica común de las pelis de Aronalandia), en las escuchas de la mega causa de ‘presunta’ mega corrupción Caso Arona 1 (también a puntito de desatascarse), también salen un montón de irregularidades-ilegalidades en la política de personal del gobierno bertista.

Aparte de los datos esenciales que les conté en el último post (debajo de los documentos he puesto los enlaces a los artículos relacionados con esta causa que descubrimos en diciembre de 2012, aunque Función Pública recurrió el contrato allá por 2004 y Fiscalía lo denunció por vía penal en 2005 👿 ), en este auto hay un detalle bastante interesante. Juguemos a ver si son capaces de localizarlo solitos…

Auto cierre instrucción Caso Enchufe 2, pag 1 Auto cierre instrucción Caso Enchufe 2, pag 2

(He borrado algunas marcas del documento por deferencia al espía hari que ha tenido la cortesía de filtrárnoslo).

Post relacionados:

->”Diez días de plazo para que Fiscalía formule acusación contra el ex alcalde por el Caso Enchufe 2″ (BlancaHari, 25 enero 2013).

->“Se desatasca el Caso Enchufe 2. Berto y una jurista imputados” (18 diciembre 2012).

->”La prueba del desatasco del Caso Enchufe 2″ (leer auto) (18 diciembre 2012)

-Parece que tras prestar declaración la secretaria accidental fue ‘desimputada’, porque en el auto dictado esta semana ya no aparece como tal.

->“Tras la pista del Caso Enchufe 2” (BlancaHari, 7 agosto 2012)

10 días de plazo para que Fiscalía formule acusación contra el ex alcalde en el Caso Enchufe 2

El ex alcalde inhabilitado por condena firme de prevaricación administrativa por la contratación ilegal de dos trabajadoras del área de Juventud va camino del banquillo de los acusados por el mismo delito, esta vez el enchufe por decreto de un inspector para el servicio de limpieza en el mandato 2003-2007.

El juez del denominado Caso Enchufe 2, Sergio Calle Pérez, ha transformado estas diligencias previas número 872/2005 en procedimiento abreviado “por los hechos imputados al alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, de Coalición Canaria, “fueren constitutivos de un presunto delito de prevaricación administrativa”.

El magistrado ha ordenado el traslado de estas actuaciones al Ministerio Fiscal y a las acusaciones personadas “a fin de que en el plazo común de DIEZ DÍAS formulen escrito de acusación, solicitando la apertura de juicio oral en la forma prescrita por la ley o bien el sobreseimiento de la causa”. Excepcionalmente, matiza el titular del juzgado de Primera Instancia número 5 de Arona, las partes pueden solicitar la práctica de diligencias complementarias que consideren “imprescindibles” para formular acusación.

El auto tiene fecha 17 de enero, y está siendo notificado a las partes esta semana. Hmmm, haciendo cuentas… las acusaciones deberían estar listas la primera semana de febrero ¡¡¡¿a qué coinciden con la acusación de Fiscalía del Caso Arona y la resolución de los recursos de apelación contra esa causa?!!! Vengaaaaa, marchaaaaaa 😆 . Aronalipsis Now otra vez en pleno apogeo.

Ese contrato de inspector de limpieza a favor de Vicente Pérez Morales se formalizó mediante decreto del ex alcalde durante su primer mandato al frente del Ayuntamiento de Arona (2003-2007) y, les va a sonar mucho la historia: con todos los informes municipales desfavorables (Recursos Humanos e Intervención), de forma arbitraria (a dedo), sin publicidad…

Un inspector municipal ilegal… Aronalandia for ever, y surreabertismo para décadas.

Y, una vez más, el contrato llegó a los juzgados aroneros de la mano de Función Pública (organismo dependiente del Gobierno de Canarias). Con lo que, de nuevo, Berto y su Bertismo quedan privados de su querida teoría de que el pobrecito está siendo víctima de la persecución de la oposición, de Felipe Campos, de la prensa, del juez Nelson, de la fiscal Inmaculada Violán, de la Policía Judicial, …

Aunque quién sabe, capaz que para no quedarse con las ganas salvan el escollo metiendo en la trama conspiranoica también a Función Pública, así dependiera de Coalición Canaria cuando llevó este contrato a los juzgados.

Bueno, y se repite también el lamentable espectáculo de lentitud judicial y, si cae la previsible condena electrocutadora por este contrato a dedo, otra reducción de pena por dilaciones indebidas. En esta ocasión, eso sí, Berto ya está cumpliendo condena de inhabilitación para cargo público, con lo que el show pinta menos vistoso. Y al igual que en primer capítulo de electrocutación política por enchufes de personal y que en todas las demás causas penales contra responsables del Ayuntamiento de Arona, la defensa del ex alcalde ha corrido a cargo de las arcas públicas.

Dos diferencias significativas entre el Caso Enchufe 1 -en el que Berto fue condenado con sentencia firme el pasado mes de noviembre- y este Caso Enchufe 2: El trabajador indiciariamente enchufado no es afiliado-militante de CC, sino del CAN-CCN -al menos en el momento de su contratación-, partido que formaba parte del primer gobierno de pacto de Berto. Y, la otra, ya no trabaja en el Ayuntamiento (despedido cuando el CAN-CCN de Manuel Barrios salió despedido del gobierno). Jajaja, y otra similitud con primer Caso Enchufe, ¡Berto pringa y Manolo Barrios se vuelve a ir de rositas! 😆 .

¿Apuestas sobre el resultado del Caso Enchufe 2? Jeje.

En cuanto tenga un ratito amplío esta información. Entre otras cosas, me he guardado un dato curiosísimo que, sin duda, les dejará pasmados 😉 .

Intervención lanza una advertencia de ilegalidad contra la nómina del alcalde ‘subprime’ de Arona

Advierte de que en caso de cese por su incompatibilidad para ocupar el cargo tendría que devolver todo lo que ha cobrado y gastado desde que fue condenado a 4,6 años de inhabilitación (28 de junio).

También ha avisado de que todo su personal de confianza está en la misma situación de alegalidad-ilegalidad que el alcalde y que están expuestos al mismo riesgo que Berto: tener que devolver al Ayuntamiento lo que hayan cobrado desde finales de junio hasta su cese.

¡¡¡¡Oleeeeeeeeeee por la interventora del Ayuntamiento de Aronaaaaa, por su integridad y por sus ovariooooos 😀 !!!!

Por fin un técnico -en este caso técnica- de ese desvencijado consistorio da un golpe en la mesa del escandaloso esperpento de estar gobernados por un alcalde ‘ilegal’, ‘clandestino’ o, usando el término concrecto, incompatible para el cargo que ocupa desde que el 28 de junio fue condenado por prevaricación a 4,6 años de inhabilitación para ejercicio de cargo público por el juzgado de lo penal número 1 de Santa Cruz de Tenerife. Aunque más que un golpe debería decir que ha dado un taponazo sobre la mesa. Y qué taponazo: le ha dado al alcalde ‘ilegal’ y a su Bertismo consistorial donde mááás les duele: en sus bolsillos 😀 .

Respiren hondo antes de seguir leyendo porque esto es todo mega strong -fuerte- (háganme caso: este post puede provocar espasmos de la impresión).

La jefa económica del Ayuntamiento, o sea, la jefa del departamento de Intervención de Fondos, Lorena López, ha advertido por escrito de las serias consecuencia económicas que pueden sufrir el alcalde aronero y el personal que depende de él por su chiflado e imprudente atrincheramiento en unos puestos que, según el artículo 6.2.b de la Ley Orgánica de Régimen Electoral General (LOREG), ya no les corresponden.

Parece que hizo tal advertencia desde que tuvo constancia plenaria de que el alcalde está condenado, antes incluso de que la Junta Electoral Central (JEC) determinara que, efectivamente, Berto González Reverón ha incurrido en causa de incompatibilidad y debe dejar el cargo (el link que he puesto en la JEC aclara cuáles son las competencias de ese organismo y quiénes la integran -aclaro para los gandulillos-torpecillos que no pinchan en los enlaces y se pierden los pluses del multitexto que dicha junta está integrada, entre otros, por ocho magistrados del Tribunal Supremo).

En riesgo los bolsillos del alcalde y de sus cargos de confianza.

En primer lugar, ha alertado al alcalde de que su cese por la incompatibilidad sobrevenida de su sentencia de inhabilitación traería consigo automáticamente la reclamación de devolución de todo lo que haya cobrado desde que fue condenado y, además, de cuantos gastos haya contraído desde entonces a cargo del erario público.

En segundo lugar, Intervención de Fondos ha hecho constar que todo su personal de confianza se encuentra en la misma situación de alegalidad-ilegalidad que él y que, por tanto, también está expuesto a tener que devolver todos los sueldos que hayan cobrado desde la notificación de la sentencia del Caso Enchufe hasta su cese. Para que lo entiendan: los puestos de confianza son nombrados directamente por el alcalde, y la vigencia de sus contratos expira a lo más tardar cuando el alcalde cesa, normalmente al final de cada mandato. Si el primer edil cesa antes, sus puestos de confianza también. El sucesor de la Alcaldía puede renombrarlos en cuanto tome posesión del cargo (si se fía de los ‘confianzudos’ de su antecesor).

En una situación anómala como la de Arona, como el primer edil se está escaqueando de su obligación legal de cesar con triquiñuelas, su situación es tal alegal y comprometida como la de sus cargos de confianza. Esto sí que es novedad ¿eh? Que en vez de el pueblo raso sean sus políticos quienes estén aterrorizados con su solvencia económica 😀 .

Advertencia de firma subprime que afecta a todas las nóminas del Ayuntamiento.

Y esperen que hay más: Según los espías haris consistoriales, Intervención de Fondos también ha formulado advertencia de ilegalidad contra tooodas las nóminas del Ayuntamiento aronero 😯 . Desconozco aún las consecuencias de tal reparo económico, pero el motivo final estaría relacionado con la alegalidad de la firma del alcalde. Confieso que a esto no he terminado de pillarle el quid de la cuestión… Quien firma las nóminas en realidad es la concejal de Hacienda (María ‘Mala Leche’ Padrón), pero debe ser que lo hace con firma delegada del primer edil o algo así. Solo que si fuera por ese motivo, en realidad tendrían advertencia de ilegalidad económica todísimos los gastos económicos del grupo de gobierno aronero al completo 😯 .

¿Qué, cómo se les ha quedado el cuerpo con semejante bomba? ¿Ven cómo no exageré previniéndoles de que el contenido de este post es realmente impactante? Yo, que visto lo visto soy de lo más impresionable que debe andar por Aronalandia y por el mundo entero, me quedé varias en shock al enterarme bien de la noticia y al empezar a calibrar la trascendencia del gesto de la interventora. Aunque eso de las repercusiones y la trascendencia mejor lo dejo para otro post (aunque solo sea por prolongar un post más la casi armonía kármica que estaba pillando con ella 😉 ).

Confirmado que no es normal ni razonable tener un alcalde al margen de la Ley.

Si es que no podía ser normal -ni razonable jamás en la vida- que un alcalde que no es compatible para el cargo se atrinchere en el trono consistorial y ponga-disponga-mande-ordene como si nada… Ni era normal que un Ayuntamiento que maneja alrededor de 100 millones de euros entrara en tan bárbara situación de inestabilidad e incertidumbre sin que ningún técnico se tirara las manos a la cabeza aterrado de pánico y ejerciera sus responsabilidades y poder para poner freno a una posible debacle. Porque aunque haya quienes prefieran actuar como si nada ante tal temeridad político-económica-legal, es innegable que es mega grave lo que está pasando en este municipio y las consecuencias para todos, como dije hace unas semanas, son de magnitud impredecible (y con lo gafado que está Berto, difícil que el “impredecible” ése sea pa’ bien 😕 ).

En el Concello de Sada (A Coruña), el teniente de alcalde inhabilitado que, al igual Berto, se niega a cumplir la obligación legal de cesar-dimitir, no está asistiendo a pleno ni a comisiones y, por supuesto, no está firmando nada (cautela que ha tomado siguiendo la recomendación del secretario general, dada la advertencia de que su firma incurre en causa determinante de nulidad). Sin embargo, Bertorrente en su papel de brazo tonto de la Ley está convocando plenos como si nada, firmando decretos, resoluciones y, en general, ejerciendo como si fuera un alcalde ‘normal’. Cuentan nuestros espías consistoriales haris que este mes ha aflojado mucho en lo que firma, y que cuando son asuntos que le interesa amarrar sobre seguro se encarga de que sea otro el que firme como alcalde  accidental.

Gracias a la interventora, ahora el marrón económico es del alcalde, no de los aroner@s.

Todo lo que haya firmado desde que su condena por prevaricación le puso en situación de incompatibilidad ¡puede ser nulo! y, por tanto, acarrear demoras, sobrecostes, desamparo legal, indemnizaciones y cualquier tipo de marrón para el Ayuntamiento. Es ahí donde reside la verdadera importancia del proceder de la interventora: desde que hizo constar por escrito sus advertencias sobre las responsabilidades económicas personales que está contrayendo el acutal ocupante de la Alcaldía, todos esos impredecibles marrones repercutirían sobre él (y hasta sobre sus cómplices consistoriales), NO SOBRE LAS ARCAS PÚBLICAS DE LOS ARONEROS 😀 .

Lo digo en alto porque hay quienes no distinguen entre el interés particular de un-un@s políticos y el interés público de 75.000 ciudadan@s de hecho y más de 100.000 de derecho. Y me refiero tanto a gobernantes y partidos (en este caso principalmente Coalición Canaria) como a cierto grupo de la oposición que además tiene el segundo original de la sentencia que podría arreglar el desaguisado alcaldicio (el CCN-CAN) y, también, al personal municipal que está anteponiendo sus afectos e intereses personales al riesgo de hecatombe del Ayuntamiento (aún en su propio perjuicio).

Ups, ¿¡¡a que Berto el surrealcalde y su surreabertista gobierno son capaces de querellar al Ayuntamiento contra la interventora por coaccionarlos psicológicamente con sus advertencias de ilegalidad!!? Jajajaj, no sería la primera vez que actuara así, con lo que no es improbable 😆

Unas aclaraciones: por si alguien no se cosca, un interventor no actúa así por mala leche, manía antibertista o capricho (aunque si disfruta haciéndolo le hago la ola 😆 ), sino porque sería ella la candidata a pringar laboral y patrimonialmente si permitiera que las arcas públicas que ‘custodia’ se desmoronaran por dar cobertura a una firma política subprime (jajajaj, firma basura o firma tóxica, como los bonos que detonaron la crisis 😆 ). Y otra, por si las moscas, insisto una vez más en que no la conozco, ni sé qué cara tiene, ni tengo trato con ella (aunque me va apeteciendo tratarla 😉 ), jeje, que con tanto piropo solo la expongo más a la ira bertista 😕 .

Qué pena eso de asombrarse de que un técnico municipal cumpla con sus funciones fiscalizadoras al ‘poder’ político… Ufff, y qué alivio que ocurra alguna vez, ¿eh? 😀 .

Para terminar, y barriendo para mí 😉 , ha quedado demostrado con este post que no se me va tanto la pinza ni exagero tanto como puede parecer; todo esto del riesgo de tener a un alcalde ‘clandestino’ o ‘ilegal’ gobernando el municipio, por si no se acuerdan, lo conté en un post el 13 de abril: El cuño y la firma del alcalde, embargados por el Estado de Derecho.

El Ayuntamiento de Arona se destartala

Las cagadas del plurimputado gobierno bertista hacen saltar por los aires al personal del Ayuntamiento

La Policía Local y numerosos trabajadores municipales, entre ellos los del SAC (Servicio de Atención Ciudadana) tendrán que currar muchas más horas y ganar muchísima menos pasta.

Peor aún: ayer llegó al Ayuntamiento de Arona un requerimiento para que, según las primeras indagaciones de los espías haris, el personal del Ayuntamiento ¡¡devuelva con carácter retroactivo el dinero que el gobierno de Coalición Canaria de Arona ha estado pagándoles de forma ilegal con horas extra improcedentes y productividades injustificables!! (Digo lo de “primeras indagaciones” porque el jaleo que se lió ayer en el Ayuntamiento a cuenta de este estropicio dificulta mucho la labor de espionaje, no porque los afectados no largaran, sino porque es difícil cribar los hechos irrefutables de las especulaciones que lanzaban arrastrados por el pánico).

Esta era la que le faltaba al Ayuntamiento para terminar de saltar por los aires y destartalarse del todo.

El palo tiene al Bertismo y a su jefísima de Personal azotados por las críticas y reproches, además de acongojados por la que han liado con sus trapiches legales con las remuneraciones económicas del personal. Joer, ¿habrá una sola cosa que se ajuste a la legalidad en ese consistorio? Sin contar las que han tenido que entrar en la senda de la legalidad por presión judicial, mochilera y periodístico-harista (bastantes más de las que imagina la mayoría).

Ayer se celebraron varias reuniones urgentes para intentar sacudirse las pulgas e intentar buscar alguna solución (jajaja, como no encuentren la lámpara de Aladino el desastre de ese Ayuntamiento que se destartala sin remedio, les veo más poco futuro que a la prima de riesgo española). Como es lógico, lejos de serenar a los trabajadores afectados por los impresionantes recortes que les han caído por la torpeza de sus gobernantes, colectivos como el de Policía Local (seguramente el más castigado por esta pifia de Berto and Cía) amenazan con saltarles al cuello.

Ya les contaré con más detalle este nuevo pifostio que se veía venir hace años (la oposición lo estaba advirtiendo en los plenos y en prensa desde hace una década). Si lo descifro, porque chiquito pollo enrevesado… Y entre el cachondeo que me he pillado con la torpe lengua viperina de Berto el alcalde, una investigación de la leche que tengo entre manos, varias misiones especiales que estamos culminando desde el núcleo duro hari y la marcha per se, las neuronas me dan para poquito ya…

Si alguien se anima a contarlo en comentarios me hace un tremendo favor. La Ley de Báses de Régimen Local y sus modificaciones actuales, no son ni mi fuerte ni mi ilusión aventurera, la verdad.

Un prevaricador y mentiroso compulsivo en la Alcaldía (2)

Berto se apoyó en sus enchufes para fundir a Miguel Delgado y a cualquier oponente político, así como para conseguir las primeras mayorías políticas de Arona en décadas.

La “apuesta decidida” de José Berto González Reverón (CC) por el enchufismo y por la eterna gratitud electoral que suelen tener los enchufados y sus parientes más cercanos fue precisamente una de las armas que más fuerza le dio cuando se batió en duelo contra Miguel Delgado, su ex amigo y mentor político, para hacerse con su puesto de candidato a la alcaldía de Arona. Eso, las asociaciones vecinales y de mayores que movilizó en contra de Miguel y su consigna de que estaba destrozando Arona con sus escándalos de corrupción (jaaaajajajajjajaja, si es que es para tronchaaaarse  con los colmos paradójicos de la vida: 10 años después el corrupto sentenciado es él, y cuando las asociaciones se viran en su contra, interpreta el papel de víctima de una persecución política 😆 ).

Berto, el alcalde condenado a 4’5 años de inhabilitación que no quiere dimitir porque considera una nimiedad ser castigado penalmente por dos simples enchufitos de personal, gestionaba las áreas con mayor volumen de personal del Ayuntamiento. Y se encargó de que el mogollón de peña que contrató le guardara fidelidad a él, no al alcalde Miguel ni a ATI-MEI-ICAN (CC), partido al que, por ciertoo, no se afilió hasta que se postuló como candidato, ya que era concejal free lance de ese partido (sin afiliación al mismo). Ni digamos lo de guardarse la gratitud para el pueblo aronero -en realidad quien paga el sueldo a los enchufados-.

Eso sí, en su primeras elecciones como candidato de CC, allá por 2003, solo consiguió 7 ediles, los mismos que su antecesor Miguel Delgado en los anteriores comicios de 1999 y los mismos que la oposición socialista de Paco Santamaría, pero encima, con menos votos que estos últimos. Alcanzó la alcaldía, pero en pacto con CAN y PP (aunque le había jurado a Paco que pactaría con él, y jamás de los jamases con los partidos con los que acabó pactando -otro rejo de mentiroso crónico-. A todo eso, cuando Berto dice que Paco Santamaría le denunció y desató el Caso Arona 1 para vengarse de él, se refiere a esa traición. Jajaja, aquí el único que puede traicionar y vengarse es él, ya saben 😉 ).

Frente a ese descalabro, se fijó como meta hacer toooodo lo posible por conseguir la mayoría para las siguientes elecciones. Al analizar los resultados electorales saltaba a la vista que su feudo de votos estaba en la medianía del municipio -qué casualidad, donde más gente había enchufado-colado-ayudado a entrar en su etapa de concejal-. Y saltaba a la vista también que no se comía ni un colín en núcleos como los costeros ni en segmentos sociales como el juvenil.

Adivinan qué se le ocurrió hacer para solucionar eso, ¿verdad? Bingooo, enchufar gente de toodo el municipio por todas las áreas y ramificaciones del consistorio aronero. O sea, apostó por intensificar y diversificar el enchufamiento.  Cómo no, cuidándose muy mucho de que l@s elegid@s para áreas clave por su potencial electoral barrieran para su partido bertista (tal ‘condición’ o aspiración existía también en su etapa de concejal, pero en su rally por la mayoría absoluta como líder de CC tomó mucha más importancia). Los enchufados, sobre todo los que entraban con contratos temporales, que fueran buenos con el bertismo obtenían un montón de puntos extra en la carrera por la plaza fija.

En ese punto de 2003-2004 es donde se sitúan las dos contrataciones de la concejalía de Juventud que le han acabado costando una condena de inhabilitación a Berto el alcalde (por prevaricación continuada). Aunque como justo esas dos contrataciones tienen más miga de lo que parece (Eva Moscoso, recuerden, es asidua de las planchas electorales de Coalición Canaria), las abordo en exclusiva en otro post que, miren qué cosas, enlaza con el plan que urdió Bertito para defenestrar de la política a un enemigo íntimo suyo. ¿Se acuerdan de quién hablo? Que es que el alcalde prevaricador va de pobre víctima inocente e ingenua, y resulta que el taponazo judicial que se ha llevado tiene que ver con el uso que hizo de su cargo para machacar a un odiado ex compañero de piso de la Universidad (jajajajaj, si es que no le falta de nada al peliculón de Bertorrente).

Bueno, a lo que estaba, que me disperso y me estoy extendiendo ya más de la cuenta: Nuestro nada ilustrísimo alcalde prevaricador se deschavetó completamente con su plan enchufador. Por muy amiga suya que fuera la jefa de Personal y Recursos Humanos, la famosa Carmen Teresa que tanto a contribuido a su condena en el Caso Enchufe, era imposible colar con disimulo la ingente cantidad de contratos públicos a dedo que ordenaba el recién estrenado alcalde (ni él pretendía ocultarlo).

Se lo advirtió de todas maneras (doy fe). Cuando vio que la cosa estaba totalmente desmadrada y que tenía demasiadas papeletas para pringar judicialmente, hasta se puso dura y empezó a emitir informes demoledores contra las contrataciones (como los que han acabado en la mesa de la magistrada del Caso Enchufe).

Pero como José Alberto González Reverón nunca se había electrocutado con los abundantes enchufes que había hecho como concejal ni conocía a nadie que lo hubieran condenado por eso, daba por hecho que nunca le pasaría nada. ¿Quién iba a denunciarle? ¿La oposición, arriesgándose a perder toda opción de voto entre los trabajadores aludidos y sus allegados?

Sin embargo, como de costumbre, a Bertorrente, ‘el brazo tonto de la Ley’, le fallaron los cálculos. En un plis plas empezaron a llover advertencias y denuncias de Función Pública (Gobierno de Canarias) contra las contrataciones a dedo que Berto estaba impulsando con total descaro en todo el Ayuntamiento (Intervención, Juventud, Participación Ciudadana…). Y también, como refleja en su sentencia la magistrada que lo ha condenado por enchufador, empezaron a caer sentencias anulando numerosas contrataciones y advirtiendo de que cabía reclamar responsabilidades penales por las irregularidades detectadas en los procesos selectivos y de contratación de empleados públicos.

Estamos hablando siempre, se entiende, de empleos fijos decididos a dedo. ¿Por el bien de los vecinos y de la Administración? Y una mieeerda. Anda que no nos quedan décadas que penar en Arona por el perfil de empleado público que nos ha endosado este condenado por corrupción que se niega a dimitir alegando que su sentencia es “injusta” y desproporcionada.

Mira que castigarle con cuatro años y medio de inhabilitación solo por prorrogar dos contratitos de nada… ¿¿Será cínico el tío?? Cuanto menos, mentiroso compulsivo. Y no renuncio a posibilidad de que se trate de algo más grave aún, de tintes psicopáticos.

Porque ir con ese cuento de pobre víctima de una conjura judicial contra él por una, según él, ñoñada laboral cuando cualquier aronero conoce a alguien que ha sido enchufado en el Ayuntamiento por mano del Bertismo 👿 .

Además, se esforzó especialmente en que quedara claro que quien contrataba era él, no el gobierno (pues estaba en pacto con CAN y PP) ni CC, porque también rivalizaba con la mayoría de los concejales de su partido, los cuales le habían venido heredados de la anterior etapa coalicionera con Miguel Delgado. Su autopromoción a base de favores fue tal que le permitió obtener mayoría absoluta a pesar de rivalizar con dos partidos que también estaban en el gobierno e intentaban usar su cargo para también promocionarse electoralmente y a pesar también de que estaba políticamente enemistado con cuatro de sus seis concejales de aquella etapa (a los cuales se cargó de la plancha de CC en los siguientes comicios, claro).

El cuento de la Lechera enchufadora:

Lo del Caso Enchufe, hablando claro, es solo la historia de la lechera. Tanto fue el cántaro enchufador bertista a la fuente consistorial, que se acabó rompiendo en los tribunales. Y la magistrada que lo ha electrocutado judicialmente, como demuestra su sentencia, pilló al vuelo el descaradísimo cuento laboral de Berto…

Lo raro es que no le condenaran antes por eso… Pero si hasta la mismísima denuncia de Paco Santamaría y Felipe Campos que desencadenó en el Caso Arona 1 incluía la depuración de responsabilidades penales por cuatro sentencias que anularon contratos a dedo (y siempre, por cierto, los enchufes anulados por los tribunales se replanteaban en el Ayuntamiento reenchufándolos por métodos más pulidos -como ocurrió, por ejemplo, en el citado Caso Enchufe-). Es más, en esa querella le pincharon el teléfono por escándalos de corrupción urbanística, y lo que más saltaron fueron los fusibles legales de sus continuos enchufes de personal.

Como decía el otro día un amigo, ‘A Noe le va a hablar Berto de lluvia’.

Aunque no creo que haga falta porque la sentencia está muy bien fundamentada (creo que solo cojea en lo de Manolo Barrios, y no por culpa de la jueza), ¿a que algún Hari se anima a aportar pruebas de todo esto para requeteanimar el Caso Enchufe y ver  apurado al prevaricador y mentiroso Berto? Jeje, 😉 .

To be continued… (si no saltan antes las penas de años de inhabilitación, multa y cárcel que reclama la Fiscalía contra Berto y contra la treintena de imputados en el Caso Arona 1, acusación que está a puntito de caramelooooo).

Un prevaricador y mentiroso compulsivo en la Alcaldía (1)

El alcalde que ha enchufado a decenas y quizás hasta cientos de trabajadores en el Ayuntamiento considera injusto que le inhabiliten por dos contratitos laborales chorra 👿 , jajajaj.

¡¡Qué fuerteee lo del Berto!! Que dice el alcalde condenado a cuatro años de inhabilitación por prevaricación continuada que lo suyo no es corrupción, sino un mini resbalín de nada, puesto que lo único que hizo fue acordar una prórroga de contrato a dos trabajadoras que ya estaban trabajando en el Ayuntamiento. Una exageración judicial inhabilitarle por semejante ñoñada, vamos.

Lo larga con carita apenada y voz de pobrecito, y se queda tan ancho el tío mentiroso. Con razón lo tildó de infantil la jueza que lo ha condenado (a sus argumentos de defensa iniciales, que ‘pal’ caso es lo mismo, jeje).

Como si no fuera vox populi que ha enchufado a dedo en el Ayuntamiento de Arona a decenas y decenas de trabajadores, seguramente a más de un centenar y no me extrañaría que a dos centenares…

Y no en plan chico bueno que actúa de forma desinteresada por ayudar a los vecinos. Nada de eso. Lo ha hecho para beneficiarse a sí mismo. Sí, para sacar un beneficio personal bien clarito: votos, joer. Los votos que le permitieron llegar a la alcaldía, conseguir mayoría absoluta y revalidarla a pesar de sus múltiples imputaciones en mega querellas de corrupción.

El enchufismo masivo de personal en el Ayuntamiento, en sus patronatos, sociedades y empresas concesionarias de servicios municipales ha sido y son su principal fuente de votos, la más fiel y entusiasta.

El mega Caso Arona 1 u Operación Edén, sin ir más lejos, plasma que este recién condenado por prevaricación en otra causa convirtió el Ayuntamiento en una especie de bolsa de empleo u empresa de contratación orquestada desde una especie de Ayuntamiento en negro (administración B) enteramente a su servicio y que funciona-ba como una gran máquina de favores a los electores. Y, entre los mismos, cómo no, han abundado sobre manera los favores enchufadores.

Desde mayo de 2003 el recién llegado a la Alcaldía José Alberto González Reverón animaba a todos los votantes que se cruzaba a visitarle en la Alcaldía para lo que necesitaran, si era urgente, sin cita previa. Le decían a Gladys o a Carmelo -el ex bedel ahora concejal de Urbanismo- que iban de su parte, y listo. Hasta envió nota de prensa extendiendo esa invitación a toodos los aroneros. Podían pedirle cualquier cosa en la que el Ayuntamiento pudiera serles útil, como si fuera la carta de los Reyes Magos. Y BertoMelchor se comprometía a hacer todo lo posible por concederles el regalo.

La respuesta vecinal a su llamada, como no podía ser menos ante semejante chollo, fue masiva. En las primeras semanas de mandato atendió a más de 1.500 votantes en plan rey mago BertoMelchor (ese dato se anunció a los medios con un eufórico comunicado de prensa bertista).

Los vecinos se reunían con él en el Alcaldía o, si eran de confianza, le llamaban por teléfono para pedirle favores para sí, para sus hijxs o nietxs (fundamentalmente curro fijo con horario guapo de mañana-mediodía y de lunes a viernes). Berto les respondía que sí, que no problem, que haría todo lo que estuviera en su mano, que le dejaran los datos a su secretaria y cuñada Gladys (imputada en el Caso Arona 1 por este proceder) y que en cuanto hubiera algo los avisarían de su parte.

Los atendía a trompicones, entre interrupciones telefónicas y de todo tipo, pero decía a casi todo que sí, o un deja ver optimista.

Luego Gladys, Berto y el resto del núcleo duro bertista del Ayuntamiento paralelo que se comandaba desde la Alcaldía al margen de la Ley (para escribir en positivo voy a presuponer que ya no lo hacen así, aunque sea pecar de ingenua 😉 ) se reunían y analizaban qué favores-peticiones eran prioritarias y establecían el orden de selección en las más demandadas y jugosas (trabajar en el Ayuntamiento, en la Policía Local -¿recuerdan la ilegal academia aronera de formación de aspirantes a policía en este municipio?-, en Jardines, Limpieza…).

Puntuaban especialmente en el definidísimo baremo de selección bertista que fueran afiliados al partido, que estuvieran en disposición de serlo o, muy valioso también: que fueran votantes de otros partidos y existiera la posibilidad de atraerlos para CC con esos favorcillos.

Asimismo, daba puntos extra tener mucha familia -o mejor dicho muchos electores potenciales en su entorno-. Pertenecer a alguna asociación, club o colectivo numeroso y tener influencia sobre los mismos -no es lo mismo el presidente o directivo de un club que un simple afiliado-, también proporcionaba puntos guapos para conseguir curro fijo en el Ayuntamiento de Arona. En un momento dado podía contar también ser alguien popular, por ejemplo, ser deportista de prestigio. Todo ello dando por hecho, como no podía ser menos en un sistema tan típicamente clientelar, que los mejor posicionados para optar a los premios laborales que regalaba el Bertismo solían ser las amistades y parientes del alcalde y de su clan de CC.

((Esa baremación se aplicaba también a otros tipos de cultivo de votos, como la elección de beneficiarios de contratos de suministros o servicios. Pero mejor me ciño de momento a lo laboral…))

Cuestiones como la formación, la experiencia o la aptitud para el puesto, sin embargo, solía ser considerado algo secundario, con lo que de entrada muchos candidatxs aptos que no tenían manga bertista pasaban hasta de presentarse a las pruebas (¿o no recuerdan cómo se extendió aquello de que si le pedías trabajo al alcalde te enchufaba casi seguro?).

Como dice-decía Berto, “es más útil un trabajador que puedas hacer a tu mano, aunque en principio no esté preparado para el puesto”. Y ahí viene otra pata de la trama enchufadora del bertismo: los trabajadores que metes a dedo te deben un gran favor, se saben unos privilegiados, y su agradecimiento es muy útil para ‘montar expedientes’, dulcificar informes, participar en tribunales de empleo público amañados, traerte chismes, neutralizar sindicatos y brotes críticos en el consistorio… Claro que eso no se contaba a los pedigüeños de empleo, sino que se daba por hecho -al menos por la parte contratante-, y si luego algun-a enchufada se ponía digno y se resistía a pagar su deuda laboral, venían-vienen los reproches del tipo “con todo lo que he hecho por tí” o “con lo que me debes, que tienes trabajo gracias a mí”. Cuando algún enchufado salía rana, pasaba-pasa a la categoría de traidor, desagradecido que muerde la mano que le da de comer…

Podría contarles cientos de ejemplos de todo ello para apoyar mis afirmaciones (sufridos en primera persona, presenciados y narrados por las ‘víctimas’ directas). Pero no hace falta. Las espectaculares escuchas telefónicas a Berto y demás bertistas imputados en el Caso Arona 1 dan sobrado testimonio de todo ello. Y, en general, de todas las barbaridades que comentado en este post (por algo ese sumario o diligencias previas es el bestseller number one de este blog 😉 ).

Solo por enchufes a parientes y amiguísimos del alcalde prevaricador el magistrado instructor del Caso Arona 1, Nelson Díaz Frías, aporta pruebas de seis o siete delitos de tráfico de influencias “indiciariamente acreditados”, fundamentalmente, con las escuchas telefónicas realizadas a Berto entre finales de 2006 y finales de 2008-principios de 2009 (se resume en un delito continuado de tráfico de influencias).

Y eso que en esa época ya había aflojado la cosa…

Las etapas más bestiales de enchufes bertistas en la Administración municipal aronera tuvieron lugar cuando llegó a la Alcaldía, en 2003, y durante su etapa de concejal de Servicios Sociales, Mayores, Participación Ciudadana y Empleo, entre 1995 y 2003.

Hay algunas excepciones. Incluso en aquella época de furor enchufador en el que si no tenías manga ni te rebajabas a hacerle la pelota al alcalde hubo alguito de personal que se ganó la plaza en áreas bertistas sin trampa ni cartón, por mérito propio. No deja de ser sin embargo la excepción que confirma la regla.

Si echamos un vistazo a las plantillas del centro de la tercera edad de Los Cristianos, de los servicios de mayores, de la guardería de Buzanada, Patronato de Servicios Sociales, sociedad municipal ADESA, Participación Ciudadana y Empleo, verán que una espectacular mayoría son familiares y vecinos de Berto, amigos suyos o ex clientes de su etapa de directivo de Caja Canarias en Cabo Blanco… Solo sumando los contratadxs de aquella etapa que residen en Buzanada, Cabo Blanco y sus alrededores, se quedarían con la boca abierta al ver el descarado desequilibrio con vecinos de, por ejemplo, Los Cristianos y Las Galletas (tengo el listado por ahí, pero me da cosilla por los trabajadores, a quienes no puedo evitar ver como víctimas de una política decadente y de un político manipulador… Espabiladísimas a menudo, pero víctimas al fin y al cabo).

Y si hubo algo de variedad en la residencia-familiaridad-amistad de las contrataciones de José Alberto González Reverón fue debido a los favores laborales concedió en aquel entonces a quienes tenía cerca: miembros de la Tercera Edad, directivos de las asociaciones de vecinos que tanto se afanó por potenciar en aquella época,… Y también debido a que en los puestos de mando-dirección hubo algo más de rigor y que en ese caso no puntuaba tanto ser de Arona, es posible que simplemente porque no hubiera candidatxs aronerxs conocidxs para los puestos de mayor responsabilidad técnica (luego, como alcalde, perfeccionó esa táctica de captación de votantes técnicos).

To be continued