El alcalde huye de Arona y deja a su desgobierno ‘solito’ con sus escándalos legales (Socorrismo, Playas…)

Sosa se desquicia al saltar el pufo económico y legal de los servicios de sus áreas y, entre otras evidencias de desesperación, opta por intentar culpar de sus males ¡al jurista que ha informado en contra de sus pifias en el servicio de Socorrismo de Arona! 😆

Parece que no aparece la grabación oficial del pasado pleno, el polémico de los socorristas que llevan más de seis meses sin cobrar por culpa de la tangana que han liado los desgobernantes de Aronalandia.

El doctor alcalde ha empezado a espabilar: ¡Está aprendiendo a decir no a los marrones legales de sus principales enemigos políticos, o sea, a sus propios concejales de CC! 

This is Aronalandia.

Los agentes consistoriales haris confirman que Pacho Niño por fin ha empezado a entender que la política basada en la ilegalidad es una bomba de relojería, que las malas acciones conllevan responsabilidades, que quien pringa es quien firma y vota “sí”, que otros alcaldes jamás firmarían ni votarían las barbaridades que él ha estado asumiendo a puñados y, lo más diver, hasta se ha dado cuenta de que los cabecillas de su desgobierno de CC lo están utilizando como escudo humano: si alguien tiene que saltar por los aires legalmente por las continuas pifias bertistas, que sea el alcalde simplón.

Le ha costado al hombre. Pero al final ha visto tan claro que cada firma-voto a una ilegalidad es una ruleta rusa judicial. Se ve que le están sentando las charlas con alcaldes vecinos… ¡y se ha plantado! 😆

Como lo oyen. Hace unos días se atrincheró en el ‘yo eso no lo firmo’ y ha liado una de aúpa. El Bertismo sosista está que grazna del cabreo. Primero el doctor se niega a renunciar a su derecho de sucesión al trono de Arona, luego fija su agenda según le parece a él, hace cosas y se reúne con peña sin pedir permiso a sus concejales, se niega a meter en el gobierno a los dos concejales del CAN-CCN que le restarían poder y harían más fuertes a sus oponentes internos y, ahora, para rematarla, se niega a asumir la responsabilidad de las presuntas ilegalidades que cometen esos ediles (ell@s solitos, sin pedir permiso al alcalde ni ponerle al tanto de los arriesgados pormenores de sus formas de gestionar los recursos públicos). Pobrecit@s. Lo que les faltaba por aguantar, que el doctor alcalde no se deje mangonear más 😆 .

Nuestros espías consistoriales cuentan que se ha liado una bronca guapa guapa aderezada con un montón de marrones extra que han ido saltando en tropel. Los marrones más graves: el entanganillado servicio de Salvamento y Socorrismo de Arona (flipaaaaante lo que está pasando en torno a esa adjudicación) y, en la misma línea de susto o muerte, la revelación hari de que hay un montón de servicios públicos prestándose en fraude de ley y que están dejando de pagar cánones millonarios al Ayuntamiento de Arona (posible malversación de caudales públicos), la inmensa mayoría de ellos dependientes de Antonio Sosa, el concejal de Medio Ambiente-Playas y de nuevo gran jefe político de Coalición Canaria de Arona.

Jeje, cuentan los espías consistoriales que desde que saqué a la luz ese escándalo y la denuncia que se avecina, Sosa ha estado de todo menos soso 😉 . Y por si mi post no bastaba y la artillería denunciadora que se avecina tampoco, digo para poner sus nervios a la altura de la gravedad de sus pifias, además han saltado informes jurídicos que le ponen cuño judicial a su trasero.

Total, que se ha disparatado toíto y se ha puesto a aportar al expediente del servicio de hamacas y sombrillas enloquecidos (o enloquecedores) e insólitos ¡¿contrainformes políticos?! para desdecir y satanizar al jurista que ha osado poner por escrito las responsabilidades políticas de las ilegalidades del servicio. De los… porque por lo visto ese jefito jurídico de la Sección de Contratación y Servicios Públicos acribilló legalmente varios servicios de un solo plumazo 😀 .

Junto con la Pantera Sosa ha saltado también histérica la concejal de Hacienda (a ella que le cuesta estar de mala leche, imagínenla con el sarao legal de tipo económico que estamos destapando… 😉 ). Y, entre otros sofocados por los calores de las playas, también andan desnerviados algunos técnicos, casualmente los que suelen hacer informes guays de servicios como los de playas, de esos que suelen gustar al sosabertismo. Al parecer están montando un expediente de novela, pues a lo que ya había (espectacular en sí mismo) ahora se ha sumado una gresca de culebrón documentada. Jajaja, lo que faltaba: técnicos y políticos engrescados documentalmente en el expediente de un servicio público que está humillando al Ayuntamiento de Arona estatal e internacionalmente: los socorristas trabajando sin cobrar, pidiendo en la playa para sobrevivir y haciendo huelga de hambre. Un servicio del que depende la seguridad de millones de bañistas, en vilo. Miles de personas con discapacidad de dentro y fuera de nuestras fronteras con el corazón en un puño por ver cómo se juega con sus ilusiones y dignidad (los socorristas prestan el servicio de baño accesible para personas con problemas de movilidad)… Qué vergüenza de Ayuntamiento, de verdad…

Y el sosobertismo a lo suyo. Tod@s contra el jurista que, según los haris, se ha negado a hacer un informe al gusto del sosabertismo. La cosa está entretenida. Sobre todo para el personal municipal que está entre los fuegos cruzados, que se lo está pasando bomba (alguien tiene que disfrutar 😉 ). Pero la verdad, me suena a un “repetimos: natillas ‘mamones’ listas para tomar”. Es como un bucle: cada vez que en este Ayuntamiento peta un escándalo grave contra los desgobernantes de CC, el tercer malo a batir por ellos (después del mochila denunciador y de aquí la BlancaHari filtradora, jeje) es el o la técnico que insiste en señalar ilegalidades en sus informes. Recuerden recuerden, cuando estalló el Urbanismo, la mala era Manoli la jurista. Cuando estallaron los gastos ilegales, la mala era Lorena la interventora. Cuando saltó la incompatibilidad de Berto para seguir de alcalde, la mala pasó a ser la secretaria general…

Y que lleguen a creer que no se les nota y que igual cuela lo de pintarse de víctimas… ¿A que el próximo paso es hablar de una conspiración técnico-político-periodística-fiscal-judicial en su contra? Un bucle, lo que les decía antes. Pero como payasos, cada vez resultan más graciosos. Con eso de que se les ve venir, uno empieza a reírse desde antes de que la caguen y se autolesionen torpe y ridículamente.

Y entre jaleo y jaleo, los espías haris soplan que se ha ‘perdido-dañado’ la grabación del último pleno, aquel megapolémico de los socorristas y de las preguntas controvertidas sobre fiscalización de servicios públicos ilegales-alegales. Ya saben, esos que lleva Sosa y que tanto tufo a presunta corrupción están desprendiendo. Qué casualidades más asombrosas pasan en ese Ayuntamiento y, de nuevo, en esa Secretaría General. Cualquier malpensado podría concluir que es demasiada casualidad que según trasciende que CxA e IU le están metiendo mano legal a esos contratos, vaya y desaparezca la grabación oficial del pleno en el que Sosa dio respuestas taaan jugosas… Pero como pueden llegar a ser tan chungalis como torpes y gafes, a saber. De todas formas, quién sabe, igual la secretaria tiene una memoria espectacular y redacta un acta detalladita y absolutamente fidedigna. O aparece una grabación…

Toootal, para ir acabando, que Niño ha huido de Arona. Tal cual. El doctor alcalde se ha ido de viaje. Ha puesto océano por medio. Y aseguran nuestros agentes que su intención es no volver hasta después del pleno. O sea, ni firma, ni vota en el pleno en el que se van a llevar el megapifostio de las hamacas (entre otros asuntos con reparos de legalidad del orden del día). Con un par. Que se las apañen solitos sus desquiciados y desquiciantes concejales con sus pifias 😆 . Y Antonio Sosa, de alcalde accidental. Con la rachita de pringue que lleva, no me extrañaría que acabara liándose a sombrillazos y hamacazos contra sí mismo.

Les voy avisando: pillen buenos asientos para el súper espectáculo que se va a escenificar en Arona a cuenta de los servicios de playa. Viene marchita ¡con la sospechosa Pantera Sosa de alcalde en funciones! Ay ay ay 😉 .

Están pasando más cosas fuertes en Aronalandia, muuuuuchas más, como la nefasta imagen que está trascendiendo del funcionamiento del Ayuntamiento de Arona en el juicio contra el decapitador. Especialmente tocados Servicios Sociales y Policía Local. El Ayuntamiento ni se ha personado en la causa… Hay bastantes más instituciones, servicios y cuerpos policiales que están quedando a la altura del fango, pero para eso ya no me queda neurona por hoy. Eso sí, no dejen de leer a Belén de Vil. Horripilante lo que cuenta sobre ese diagnosticado loco peligroso que andaba suelto como si nada hasta que cortó el cuello a una mujer cuando estaba de relajadas compras en Arona. Agüita la seguridad del municipio…

Y agüita cómo está Aronalandia ¿eh? De nuevo fase de Aronalipsis…

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios