¿Las Galletas se quedará sin consultorio médico a partir de la semana que viene?

Sería lo que le faltaba a los galleteros para terminar de convertirse en los patitos feos y marginados del municipio y por parte de todas las administraciones públicas…

.

Vaya balance de urgencias lleva el concejal Doctor Niño en su recién estrenada mesa de operaciones políticas!

Ayer se extendió por el núcleo de Las Galletas el comentario de que su consultorio médico dejará de estar operativo a partir del próximo lunes y de que sus usuarios tendrán que desplazarse a El Fraile a partir de ahora para recibir atención sanitaria.

Los vecinos dan por hecho que tal cierre guarda relación con las deplorables instalaciones en las que se ubica dicho consultorio. Su precariedad llega al extremo de tener un solo baño que debe ser compartido por hombres y mujeres (según puso de manifiesto una vecina del núcleo durante la asamblea 15 M que se celebró el domingo en la plaza de ese pueblo).

Hasta ahora no se ha difundido ningún comunicado oficial sobre tal cierre. Ni informando sobre el mismo, ni desmintiéndolo, hecho que está terminando de exacerbar los ánimos de buena parte de la población afectada por la posible supresión de un servicio tan prioritario como el sanitario. Los vecinos consultados coinciden en que aunque dichas instalaciones son “tercermundistas, la solución no es dejar al pueblo sin centro de salud, sino trasladarlo a un lugar adecuado”.

Y profieren todo tipo de críticas, lamentos e insultos contra el Ayuntamiento de Arona y contra el gobierno que encabeza Berto González Reverón (CC) por no haber convocado una reunión urgente para explicar a los vecinos qué está pasando, tanto si ese cierre es cierto como si no lo es. Y, en caso afirmativo, los vecinos se preguntan desde cuándo sabría el gobierno aronero que su centro médico tenía los días contados (como lo sepa desde antes de las elecciones, casi mejor que no aparezca por el pueblo… o que no lo haga sin escolta). En ese sentido, están a la espera de que al menos los gobernantes municipales (porque no tienen ninguna esperanza de que el Gobierno de Canaria de la cara) aclaren si ese posible cierre sería definitivo o provisional y qué gestiones estarían haciendo para dotar al pueblo de un servicio sanitario digno (jeje, y como su respuesta sea la de la entrada en vigor, casi mejor que no diga nada, porque ni la escolta evitaría que el alcalde y algún concejal más alcanzara unos cuantos galletazos si se le ocurre escudarse en el PGO que según él iba a entrar en vigor antes de las elecciones de mayo o unos días después de las mismas).

Añado a continuación uno de los múltiples comentarios que ruló ayer por el Facebook en relación a ese posible cierre del servicio médico y sanitario de Las Galletas. José Manuel Mesa (de Ciudadanos por Arona) refleja en él la indignación que recorrió ayer el pueblo y lo presentes que tienen los vecinos los sueldazos que se han puesto a sí mismos los gobernantes municipales de Coalición Canaria (si desean ampliar la imagen, pinchen sobre ella).

Y hablando de sueldos… el edil responsable de dar la cara ante los vecinos y de buscar una solución a los problemas sanitarios de Las Galletas es el Doctor Niño, cuyo puesto político le cuesta a los aroneros 72.216 eurazos al año (solo en lo relativo al sueldo, sin entrar en dietas, teléfono móvil y demás cuestiones).

Ays, pobre hombre… y no me refiero a ‘pobreza económica’ precisamente, sino a los continuos marrones que se está comiendo desde que entró al grupo de gobierno como candidato a la sucesión de Berto al frente de la Alcaldía (ya saben, si Berto por algún motivo tiene que abandonar el cargo 😉 , su sucesor natural sería el número dos de su plancha…).

Primero que si sus compis de gobierno no le pagaban lo que le habían prometido por abandonar al PP y pasarse a Coalición Canaria apenas un mes y medio antes de las elecciones.

Después que si no tiene derecho a cobrar casi un mes de sueldo que perdería por la demora del alcalde en realizar a tiempo el trámite plenario necesario.

Luego su incompatibilidad para cobrar como concejal hasta que no presente la baja de sus anteriores puestos de trabajo.

Más tarde la polémica que ha suscitado entre algunos de sus compañeros de gobierno y entre numerosos vecinos el sueldazo que cobra (el segundo concejal mejor pagado después del alcalde, y uno de los concejales mejor pagados de la Isla).

Entre medias de todo eso el bombardeo de críticas que está profiriendo un cargo de confianza de su otra área (el Patronato de Turismo) por su despido,…

El otro día los vecinos de Palm Mar criticaron la carencia de servicio sanitario en el núcleo (la respuesta a esa queja aún está en la lista de espera política del Doctor Niño).

Y ahora le revienta una crisis sanitaria en Las Galletas.

Ah, y está a punto de trascender un escándalo relacionado con uno de los lugares donde trabajaba hasta hace unas semanas: Hospitén Sur y con su nueva empresa, el Ayuntamiento de Arona.

¿Será gafe? ¿O simplemente está sufriendo el gaferío bertista? Porque vaya balance lleva en su recién estrenada mesa de operaciones políticas 😉 !

Ufff, y el mandato no ha hecho más que empezar…