La ‘presunta’ corrupción compromete la seguridad de los jugadores del Ibarra


Los jóvenes se duchan y cambian en unas instalaciones municipales ruinosas ¡¡apuntaladas!!

Los aroneros son de los que puede decir que en este municipio hay un montón de puntales deportivos gracias a la gestión y a las acciones políticas de su Ayuntamiento y de sus gobernantes (bertistas de Coalición Canaria, para que luego digan hasta 73.000 aroneros que esos clanes no hacen nada bien). Si es que miren que es ingrata la política, eh?).

¿Que les parece raro que eso sea así y que Berto el alcalde no haya salido en prensa alardeando de ello? Normal, jajajjaja. Conociendo el andar de las perritas que gobiernan Arona, como para tragarse a la primera de cambio  una política municipal eficaz, ambiciosa y exitosa en este municipio (aunque fuera solo en lo relativo a un área concreta como Deportes). Aunque lo que les he dicho no es mentira: el campo de fútbol del Club Deportivo Ibarra está plagado de puntales deportivos, pero de obra…

Los jugadores de ese club se duchan rodeados de puntales de obra en unos vestuarios tan ruinosos que amenazan derrumbe. Esa fue la apuesta que decidió emprender el gobierno bertista hace dos años para ‘apuntalar’ ese club. Bueno, no. Previamente el gobierno de CC había concluido que las instalaciones-campo de fútbol del Ibarra estaban en ruina, y emprendió obras urgentes. Como el bertismo se desvive por el pueblo, decidió que ya que había que hacer obras para que los futbolistas de ese equipo gozaran de las condiciones mínimas de seguridad y dignidad, pues que de paso modernizaban todo el recinto deportivo con un proyecto súper ambicioso y mega guay.

Tan urgente debía ser la reforma de esas instalaciones deportivas construidas en 1969, que el alcalde Berto González Reverón y su gobierno no la adjudicaron como era debido, sino al estilo compadre (creo que mediante decretazo del pluriimputado alcalde, como se hacía con cientos de obras de Arona hasta que saltó el Caso Arona, en 2007), para no dilatarla con trámites burocráticos (proyectos, informes jurídicos y técnicos, concurso público para su adjudicación…).

Resumen de la obrita que adjudicaron a dedo a Pepe de la Rosa (entonces concesionario municipal de Mantenimiento): Como los vestuarios estaban en estado de ruina, decidieron desahuciarlos y hacer otros nuevos en otra parte del campo. Para ello, tiraron buena parte del graderío (la parte que mejor estaba) para levantar en su lugar un edificio moderno con vestuarios, oficinas y un mogollón de cosas y, ensamblado al mismo, unas gradas de lujo.

Pero la disponibilidad ilegal de fondos públicos del Ayuntamiento de Arona se complicó ‘por culpa’ del de la mochila, José Antonio Reverón (ahora de CxA) y Paco Santamaría (de hecho, su culpa fue tan grande, que el Partido Socialista los defenestró de sus listas electorales).

Y como el empresario que hacía las obras de reforma de ese campo de fútbol no cobraba (ni esa ni un un montón de obras más que había hecho o estaba haciendo), llegó un momento en el que su paciencia y generosidad hacia el dedo bertista que durante tanto tiempo le había beneficiado, llegaron a su fin (por asfixia económica, básicamente, haciendo gala del dicho “Cuando el dinero sale por la puerta, el amor salta por la ventana”).

Y la obra fantástica de los futboleros de la parte este del municipio (El Fraile, Las Galletas, Costa del Silencio, La Estrella, Las Rosas, Guargacho, Guaza…), se quedó a medias.

Así que los jugadores del Ibarra tuvieron que seguir usando sus ruinosos vestuarios y duchas, acostumbrarse a jugar en un campo rodeado de obras (el material estuvo durante años, pero al final el constructor se lo llevó porque perdió la esperanza de poder terminar ese trabajo) y, de postre, prescindir de parte de sus gradas.

La ruina de los vestuarios siguió empeorando y empeorando durante los meses y meses en los que la obra estuvo parada, hasta que hace dos años alguien del grupo de gobierno vio que en cualquier momento aquello se iba a venir abajo. Igual hasta pasaba de noche y no cogía a ningún joven ni niño dentro. Pero los bertistas decidieron no arriesgar y acometieron su actuación estrella en materia deportiva: el apuntalamiento integral e intensivo de los vestuarios ruinosos. Pa’ que no se diga que no apuestan por el deporte…

Y así siguen los del Ibarra en la actualidad. Rodeados de puntales y escombros ilegales por todos lados.

17 equipos y 200 jugadores:

Para los que no están puestos en fútbol (como yo misma), este club tiene 42 años de antigüedad y hasta hace nada estuvo 26 temporadas seguidas en tercera división (solo otro equipo canario, el Tenisa, compartía récord de permanencia en esa categoría con el club aronero. Pero como su ayuntamiento no lo apuntaló, el otro ha logrado seguir en tercera división, mientras que el Ibarra bajó a segunda.

Ese club cuenta con unas 200 fichas y 17 equipos integrados por futbolistas cuyas edades van desde 6-7 años hasta 20 años.

Afortunadamente, tiene otro campo para entrenamientos y juego obligado. Así que la mayoría de equipos ibarrenses se apañan ahí como pueden. Pero el primer equipo (y los equipos visitantes) sí tienen que jugar en el campo de la ruina y de la vergüenza política y deportiva.

Contexto político-judicial del peligroso escándalo de CC en el CD Ibarra:

Al trascender el bestseller político-judicial la Operación Edén o Caso Arona, los abogados que pagamos con dinero público para defender al mogollón de gobernantes aroneros imputados mentalizaron a Berto el alcalde de que ordenar de forma cotidiana vía decreto la ejecución de obras públicas ilegales podía costarle muy pero que muy cara (judicial y económicamente hablando).

Y como en el Caso Arona él y el resto de la Junta de Gobierno del mandato 2003-2007 iban sobradísimos de gravedad en ese sentido, los bertistas optaron por guardar las facturas pendientes de pago ilegal en un cajón (si la obra se adjudica y ejecuta de forma ilegal, su pago con fondos públicos también es ilegal. El contratante tiene derecho a cobro, pero sus pagadores pueden incurrir en responsabilidades penales y patrimoniales).

Esa decisión de salir del aprieto ignorando deudas de obras ilegales (en plan si no se pagan es como si no existieran) dejó a los principales beneficiarios de encargos de obras a dedo en una apurada situación económica justo cuando empezaba la crisis. Y llegó un momento en el que esas empresas no pudieron seguir haciendo para el bertismo obras fiado de cobro lejano. Una de esas empresas benefactoras y luego sufridoras del a dedo del alcalde, es Pepe de la Rosa, a la que el Ayuntamiento le debe hoy por hoy creo recordar que unos 3,5 millones de euros por adjudicaciones al estilo compadre que ahora Berto se resiste a asumir para eludir más posibles responsabilidades legales de las que ya acaudala. La empresa ha tenido que reclamar el cobro por vía judicial.

Ese tipo de adjudicaciones ilegales que le han costado al alcalde y a buena parte de sus gobiernos una retahíla de imputaciones por prevaricación continuada (aunque el susodicho alcalde intenta hacernos creer que eso no debería juzgarse por vía penal sino administrativa, al tratarse de meras “decisiones administrativas” y no de corrupción), es la cagada del calvario que están sufriendo el CD Ibarra, sus jugadores y aficionados.

Eso es lo grave de la corrupción… que al final, quienes la pagan más cara y quienes más la sufren son los ciudadan@s.

Porque si la obra se hubiera adjudicado como es debido, ¿cuánto tiempo, dinero, disgustos, decepciones, inconvenientes e inseguridad ciudadana se hubieran ahorrado todas las partes implicadas y afectadas por ese cambalache consistorial?

Ays, y lo de este club aún es más grave de lo que les he contado… El novelón que me falta por contarles es de ciencia ficción y mafia total. Pero creo que por hoy van servidos 😉

Anuncios

5 comentarios el “La ‘presunta’ corrupción compromete la seguridad de los jugadores del Ibarra

  1. SIR ANTONY dice:

    Y DIGO YO, TENIENDO BERTO TAN BUENA RELACION/ES EN EL HOTEL SIR ANTONIO Y MEDITERRANEAN, PODRIA PEDIRLES EL FAVOR AL HOTELERO QUE LES DEJE SUS INSTALACIONES DEPORTIVAS Y VESTUARIOS PARA ENTRENAR EL IBARRA

    Y YA DE PASO BERTO JUSTIFICARIA ASISTIR A LOS ENTRENAMIENTOS VIENDOLOS DESDE SU SUPER SUITE PERSONAL DONDE ENTRE KIKI Y POLVO VERIA ENTRENAR A LOS PIVES

  2. SIR ANTONY dice:

    Claro siempre hay dineros para Galas del Deporte, fuegos artificiales, tenderetes para la tercera edad, viajes por Europa, caros sueldos de los ediles, coche oficial de lujo, hoteles de lujo….

    Pero para los deportistas aroneros poco dinero destinan, y pasa lo mismo con la situación precaria de los vestuarios de la piscina municipal de Los Cristianos…

  3. Al punto de la desidia. dice:

    Ay tanto dinero público mal empleado!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s