Las intrigas de pacto entre Berto y Barrios disparatan la crisis interna en el gobierno de CC

Historias de política terrorífica en el Ayuntamiento de Arona

El alcalde de Arona, Berto, y el jefe del CAN-CCN, Manuel Barrios, están que trinan con la filtración hari que ha sacado a la luz las intrigas que se traen entre manos para amarrar un posible pacto de gobierno entre CC y CAN-CCN. Digamos que las cosas se les han complicado bastaaaante.

Sobre todo porque Bertito estaba negociando ¡¡¡de espaldas a la inmensa mayoría de su equipo de gobierno!!! Imaginen cómo ha sentado a sus concejales descubrir semejante ninguneo en un tema tan trascendente como el de casarse con el tiburón Barrios y con su pupilín, José Antonio Fuentes. Bueno, lo de imaginen es un decir. Porque tanto caos es difícil de imaginar hasta para los más fantasiosos… El secretín ha desatado una bronca de aúpa en el desesperanzado y judicialmente atosigado gobierno bertista. Y eso cuando sus concejales estaban ya a la greña a cuenta de la renovación de los cargos directivos de la ejecutiva aronera de CC.

Entre los ofendidísimos está el ex bedel consistorial y ahora concejal de Urbanismo de Arona, Carmelo García. ¡Porque tal pacto de gobierno implicaría su salida de esa concejalía! Como lo oyen. Aprovechando que Berto está desesperado por su temor a que triunfe una cuestión de confianza (moción de censura) que le pueda mandar a la oposición, Barrios se pide Urbanismo para él y Deportes para su nene.

Y vaya, a Carmelo no le ha hecho ninguna gracia ver que le pueden mover la silla…

El no va más de esa crisis es que ¡¡parte del gobierno apuesta por la salida de Berto de la alcaldía!! Su tesis es que si el pluriimputado y devaluado líder no desaparece del gobierno en cuanto se confirme su acusación en el Caso Arona 1, los puede arrastrar a tod@s en su caída.

¿Asombrados? Pues hay más. ¡¡Dentro del gobierno bertista se está librando una batalla por la sucesión!! El alcalde, como podrán suponer, está disparatado y enfurecido con esa pugna de los suyos por moverlo de la silla y ocupar su puesto (con lo que no está tan claro que el ex pepero doctor Niño llegara a ser alcalde). También está colérico por la moción de censura (cuestión de confianza) que han estado urdiendo contra él todos los grupos de la oposición (PSOE, PP, CxA y el CAN-CCN -éste a doble banda, ya saben). Y entre otros muchos motivos de furiosa desazón, por las presiones de los cargos de confianza a los que había prometido reincorporar cuando creía que este año iba a ser mejor que el anterior, y por los pifostios que le saltan en el Ayuntamiento y en los juzgados a cada paso que da.

Por cierto, le han caído nuevas imputaciones a cuenta de la basura… Es lo que tiene acumular tanta suciedad política, legal y moral.

El viernes 13 empieza a ser fecha única en el calendario del peligroso Berto.