La plantilla de limpieza de Arona recoge la basura en carritos de supermercado


El servicio municipal de basura ensucia la pre-campaña del gobierno de CC

Los trabajadores del servicio de jardines del Ayuntamiento de Arona llevan dos meses sin cobrar y, según un operario, al parecer deben esperar otros dos meses para recibir sus salarios. Ya han empezado a realizar concentraciones de protesta y han convocado una huelga. Y sus compañeros del servicio municipal de limpieza están en parecida situación de presión debido a la falta de seguridad laboral, de salubridad y de medios que, según Intersindical Canaria, padecen los trabajadores.

Tal situación se corresponde con la controversia y el cambalache que ha montado el gobierno aronero de Coalición Canaria en el procedimiento de adjudicación de varios servicios municipales (como Mantenimiento, Electrificación o Vigilancia y Socorrismo en playas).

Todo el descontento que su gestión ha cosechado entre los trabajadores, las quejas vecinales por el pésimo servicio de limpieza y recogida viaria que reciben y, como guinda, el ‘chance’ electoral que eso da a los grupos de la oposición, están logrando que la basura del municipio termine por ensuciar la resplandeciente pre-campaña electoral que el gobierno local de Coalición Canaria intenta llevar a cabo.

Solo en lo relativo al área de Limpieza, el caos es de tal magnitud, que ha logrado el inusual espectáculo de ver a todos los grupos de la oposición municipal poniéndose de acuerdo para pedir un pleno extraordinario y urgente. El único punto del día de esa sesión celebrada el martes 15 de marzo era “la grave situación por la que pasa el servicio de recogida de basura del municipio”.

Pataleta “por motivos electorales”

Aunque para el alcalde (Berto) y para su todavía número dos (Sosa) la cosa tampoco es para tanto. En su opinión, aunque ese servicio no es la panacea, tampoco está tan mal. Es más, el cabecilla aronero de CC llegó a decir que ese pleno solicitado por la oposición respondía solo a “motivos electorales“.

A pesar de los méritos que hizo para decir la frase más impactante del pleno, Berto volvió a quedar ensombrecido por la estelar intervención de su concejal de Basura. Al igual que él, Sosa restó importancia al caos en el que está inmerso ese servicio que presta la empresa Unión Temporal de Empresas (UTE) Valoriza Servicios Medioambientales-Hermanos Santana Cazorla (nombrecito elegido así como para que hasta el mero hecho de nombrarles resulte costoso). El que gestiona la basura se cubrió de gloria al decir que aunque hay cosillas importantes por resolver, y que de momento y puntualmente, esas cosillas están dificultando que los servicios de Limpieza viaria y de playas, de recogida de residuos o como el de jardines, se presten como es debido. Total, nada grave. Su frase cósmica fue la de que dicha prestación municipal de este poblado municipio turístico ahora funciona mucho mejor que cuando lo gestionaba el anterior concesionario (Camilo Álvarez Sánchez).

La gracia de tal justificación está en que es prácticamente imposible superar el desastre de la concesión que expiró el pasado verano, tras una larga  y penosa agonía. Durante los últimos cinco años del contrato entre Camilo Álvarez y el Ayuntamiento que el alcalde se afanó en prorrogar (a pesar de que todos los informes apuntaban a que ese importante iba a saltar por los aires), este peliculón dirigido por Coalición Canaria ha estado plagado de embargos, impagos a los trabajadores y a los proveedores, disputas, escándalos, falta de medios, críticas, rebeliones y serios aprietos judiciales. Y como demuestran entre otros documentos el sumario del Caso Arona, el gobierno aronero hizo méritos de sobra para que esa concesión se convirtiera en una ruina para el adjudicatario, para el Ayuntamiento, para los trabajadores y para los vecinos.

CC resta importancia a la recogida de basura en carritos de supermercado

Como ejemplo de la insostenible situación generada por la gestión kamikaze de Berto y de los suyos, el portavoz de la oposición socialista, Paco García Santamaría, indicó durante el pleno que los trabajadores están recogiendo la basura “con carritos de supermercado”.

Pero, de nuevo, el número dos del gobierno protagonizó una intervención espectacular con la que desarmó al edil del PSC: hechos como el de la recogida de residuos en carritos de supermercado son “puntuales”, espetó Sosa. O sea, una cosilla sin importancia.

——>Mis conclusiones: Que Arona está sucia y huele mal. Que los trabajadores municipales encargados de que el municipio esté bien espercutido y floreciente, están en la miseria más absoluta y en un caos laboral que supera a la ficción. Que todas las voces cualificadas y el sentido común ya habían dejado claro hace cinco años que esto iba a ocurrir si se prorrogaba el servicio. Que los políticos que optaron por la opción suicida, ahora están con la basura al cuello y rodeados de flores de entierro, clamando comprensión y misericordia. Que las gestiones de cambio de adjudicatarios que han timoneado esos políticos para arreglar las cosas, de momento están teniendo consecuencias nefastas para el municipio, para su población y turismo y para un montón de trabajadores que están padeciendo terribles dramas y penurias. Pero que, según ellos, esto es “puntual” y todos debemos confiar en que ahora sí han hecho las cosas bien. Que debo confiar en que después de las elecciones (porque debo entender que ahora las inauguraciones y las apariciones en medios de comunicación les quitan mucho tiempo), estos servicios empezarán a dar los resultados magníficos que ellos han previsto.

Y para acabar de dejarme boba, durante el pleno basura del martes, Berto evidenció que es consciente de que algunos piensan -o se pueden llevar a pensar- que su grupo es peligroso para Arona. Está tan preocupado con la posibilidad de que cunda el pánico por el miedo, que se extendió aclarando que “el grupo de gobierno no es el enemigo”. No puedo evitarlo. Según me han contado el pleno varios asistentes del bando de las oposiciones y del bloque de operarios, no he podido evitar pensar en aquello de ‘excusatio non petita, acussato manifesta’. Porque coinciden en que muchos se quedaron boquiabiertos y pensativos con el sermón paternalista que, sin venir a cuento, soltó desde el sillón de mando del municipio.

Comunicado de Intersindical Canaria:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s