El alcalde y su ex edil de Urbanismo, condenados a entenderse por imperativo legal (¿o ilegal?) (1)


Convenios urbanísticos ilegales, responsabilidad patrimonial del alcalde, Patrimonio Municipal de Suelo, Caso Arona 3 (+ el 2 y 1)…

El alcalde de Arona, José Alberto González Reverón (alias Berto, de CC), no quiere a Manuel Barrios (jefe del CAN-CCN). Pero lo necesita más que nunca por las denuncias de corrupción que les afectan. Barrios tampoco quiere a Berto, pero anhela casarse políticamente de nuevo con él para volver al gobierno municipal.

Lo de que no se quieren es en serio: Barrios tilda a Berto de inepto e inútil pa’rriba. Y Berto blasfema contra Barrios tachándole de corrupto (entre otras pruebas de tan grave calificativo, las escuchas del Caso Arona). Y, sin embargo, están condenados a entenderse. Aunque solo sea por intentar librarse de las condenas judiciales que se ciernen sobre ellos 😉 a cuenta de las bestialidades urbanísticas y económicas que cometieron juntos entre 2003 y 2007.

No me refiero solo a las imputaciones-cuasi acusaciones de prevaricación y delitos contra la ordenación del territorio que comparten en el denominado Caso Arona 1 (u Operación Edén) por la aprobación en Junta de Gobierno, entre otras cosas, de cientos de licencias urbanísticas irregulares-ilegales. Sino también, y sobre todo, a la delicadísima situación en que han quedado ambos a cuenta de los escándalos urbanísticos aludidos en la querella de Fiscalía que acaba de desatar el Caso Arona 3.

Los numerosísimos convenios urbanísticos ilegales que impulsaron cuando fueron socios de gobierno (Barrios los negociaba y preparaba, y el alcalde los firmaba), son una de las bombas de presunta corrupción y de absoluta irresponsabilidad que está reventando en los juzgados. Doy por hecho que son ilegales porque así lo determinó en 2006-2007 la Cotmac al negarse a incluirlos en el Plan General de Ordenación (curiosamente, en algunos casos que aludían a empresarios fuertes no incluyeron los convenios, pero sí su contenido ¿¡ !? ).

El problemón de Berto a cuenta de esos convenios (todos están firmados por él, la mayoría aprobados vía decreto), es que se realizaron totalmente al margen del procedimiento legalmente establecido. Entre otras anomalías graves, los más controvertidos fueron elaborados por técnicos externos al Ayuntamiento y se aprobaron sin fiscalización alguna por parte de los técnicos municipales. Ni la Oficina Técnica Municipal, ni la sección jurídica de Urbanismo ni Intervención de Fondos ni la Secretaría General del Ayuntamiento tuvieron ocasión de informar sobre la legalidad de la mayoría de esos convenios porque el alcalde decidió ignorarlos (no porque no le advirtieran del peligro, sino porque esos informes hubieran sido desfavorables). También ignoró al pleno municipal: los grupos de la oposición se enteraron de su existencia por la prensa, y nunca tuvieron la posibilidad de pronunciarse o votar su aprobación.

Tal forma de actuar implica que el alcalde asumió personalmente toda responsabilidad legal y/o patrimonial (económica) que se derive de dichos convenios. Y ahí ya le duele hasta quitarle el sueño: su bolsillo está contra la espada y la pared (el culo legal también, aunque a eso debe estar ya está acostumbrado 😉 ). Al kamikaze alcalde de Arona no se le ocurrió otra cosa que aprobar convenios urbanísticas con cláusulas indemnizatorias. Si por lo que fuera los convenios no se ejecutaban, sus ‘beneficiarios’ serían indemnizados. El ejemplo más a mano que tenemos de tal barbaridad es el convenio entre el Ayuntamiento de Arona y Zentral Center, cuya ilegalidad derivó en una sentencia de pago de más de 1.400.000 euros contra las arcas municipales. En un pleno reciente la concejal de Hacienda y el alcalde dijeron que habían recurrido esa sentencia y que la cuantía a pagar es muchísimo menor, así como de unos 500.000 euritos de nada.

“De nada” si pagan las arcas públicas, claro. Pero el Caso Arona 3, por culpa del según Berto diabólico José Antonio Reverón (CxA), abre la puerta a que ese pago y todos los derivados de dichos convenios sean abonados por el-los responsables de su irregular aprobación.

(Continúa en el siguiente post)

Anuncios

2 comentarios el “El alcalde y su ex edil de Urbanismo, condenados a entenderse por imperativo legal (¿o ilegal?) (1)

  1. Julio Concepción dice:

    Esto me pone de una mala hostia que ni ten cuento, en Arona los Aroneros ya no caminamos reptamos. Que un niñato de Alcalde, un Sinvergüenza de mucho cuidado haga de la gestión política, la basura más esplendida y que le tengamos que reir las gracias como si este fuera el mejor de los mundos posibles…pue a leer a Candido de Voltaire ‎” y el alcalde dijeron que habían recurrido esa sentencia y que la cuantía a pagar es muchísimo menor, así como de unos 500.000 euritos de nada.” ¡¡¡chiquito regalo!!! ‎80 millones de las antiguas pesetas si la cosa queda en pequeñito y a reirles las gracias a Coalición Canaria en Arona…¡¡yo de Coalición Canaria ya no espero ninguna dignidad y de sus conejales trapicheadores menos y de los que les rien la gracias ya ni ten cuento, ¡¡¡pobres y apaleados!!, y despues se les llena la boca a estos hipocritas con frases de. ¡¡¡Canario lucha x tu tierra!!! ¡¡ser Canario lo mejor!!!, CAnarias y más Canarias y dando por culo y por culo…¡¡¡¡Venga ya niñatos de mierda!! engañando a la gente con cuatro esloganes y dos bocadillos ¡¡¡MISERABLES!!!

  2. Julio Concepción dice:

    dinero que pagamos todxs…me voy a pensar a partir de ahora hacer objeción fiscal en Arona….TODA ESTA MIERDA NO CON MIS IMPUESTOS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s