La reforma anti-Batasuna de la Ley Electoral hará dimitir al alcalde de CC de Arona

Resulta que desde el año pasado es ilegal que un gobernante condenado a penas de inhabilitación permanezca en el cargo, aunque la sentencia no sea firme.

¡¡¡¡En Arona llevamos dos meses con un alcalde ilegal!!!! 😆 , jajajajajjaajjajajajajajajajajaja

Ya les avisé de que las novedades político-penales que se han estado cociendo este calentito mes de agosto son la BOMBAAAAAA.

Lean por ustedes mismos lo que ocurrió en el municipio gallego de Val do Dubra en octubre del año pasado, justo después de que su ex alcalde fuera condenado a siete años de inhabilitación por un delito de prevaricación (desde el 28 de junio el alcalde de Arona, Berto González Reverón (Coalición Canaria), tiene tres prevaricaciones sentenciadas en el Caso Enchufe (él como siempre de sobrado 😉 ), y sigue en el cargo).

Pinchar sobre las imágenes para leer íntegros en su versión original los siguientes artículos publicados en El País (cuyo titular he recauchatado arriba) y en Europa Press en relación a la dimisión obligada del ex regidor gallego con el que tanto tiene en común el alcalde aronero:

.

.

.

¿A que va cobrando pleno sentido el galimatías informativo que les largué anteayer 😉 ? ¿Ven como no exageré nada de nada? Jeje, para ver lo flipadxs que se acaban de quedar tras leer eso 😉 .

Qué fuerte que a un condenado por corrupción
 lo tenga que tumbar la lucha antiterrorista.
Aunque bien pensado...

¿Cuánto dirían que le queda a Bertorrente en la Alcaldía? Para lxs ingenuos: ya saben por qué el alcalde está presumiendo en prensa de la renuncia de la paga de Navidad de su equipo de gobierno (la mayoría de gobernantes con algo de vergüenza lo hicieron antes del verano). Jajajaja, claro, como a él no le va a afectar esa reducción salarial porque para entonces ya tendrá sustituto 😆 (les puse el enlace de esa noticia en Diario de Avisos porque semejante peloteo no tiene desperdicio, y menos con la que tiene liada Bertito).

Y entre tanto, para que no se aburra nadie, el mega Caso Arona 1 listo para reventar en septiembre y el Caso Arona 4 presentándose en Fiscalía… (Al fin y al cabo, el Caso Enchufe y su condena no dejan de ser el aperitivo político-penal de esta Aronalandia en versión Aronalipsis Now).

No me extiendo más porque el espía hari que timonea esa investigación aún no me ha dado licencia para filtrar sus pedazos averiguaciones (las que les conté en clave en el post anterior). Podría insistirle para que me diera luz verde ya, pero como estoy de vacaciones y septiembre viene así de potente, mejor tomármelo al tran tran 😉 . Además, hasta que asimilen lo de hoy… Lo de que la lucha contra ETA fastidie al alcalde de Arona es algo que necesita su tiempo para ser digerido, jeje.

Eso sí, en cuanto tenga un ratín cuelgo varios enlaces interesantes sobre esta para nosotros recién aparecida normativa que pone al prevaricador y parece que ilegal alcalde de Arona en una destroyer disyuntiva: Dimite solito o lo dimiten. (Más le vale tomárselo con serenidad, no vaya a seguir todos los pasos de Juan Manuel Baleato, el ex alcalde gallego de los artículos de arriba).

Post relacionado:

No se van a creer la última de Bertorrente… ¡Acorralado por el antiterrorismo!, posteado en BlancaHari el 28 de agosto 2011.

(Nota para despistadxs: Si pinchan en las palabras de color morado y resaltadas de arriba acceden a información complementaria. Poniendo el cursor del ratón sobre ellas, sin pinchar, les dice de qué va dicha información extra; y si pinchan, se despliega una ventana con ese texto).

Tentando a la suerte (Barricada)

Bertorrente, el del brazo tonto de la Ley, a puntito de morir políticamente en el suelo de la humillación

Ya no tienta a la suerte (a la poca suerte que tiene el tío gafe) “porque la suerte ya está echada”, :mrgreen:

Sacrificio masoquista
atento a la jugada:
el payaso está en la pista
con el tiempo de pasada.
La máscara de por medio
viviendo aventuras falsas
agarrado a un clavo ardiendo
con el tiempo de pasada
tentando a la suerte
sin saber apenas nada.

Otra vez en el suelo, morirá otra vez.
Otra vez en el suelo, morirá otra vez.
Otra vez en el suelo, morirá.

Es un salto importante de peón a rey de espadas
arrogante y peligroso
con el tiempo de pasada
intentará sin lograrlo
bajarse en su parada.
¿Bajarse en su parada?
con el tiempo de pasada
ya no tienta a la suerte
porque la suerte está echada.

Otra vez en el suelo, morirá otra vez.
Otra vez en el suelo, morirá otra vez.
Otra vez en el suelo, morirá.