Los sueldos turbios del nuevo alcalde de Arona le lanzan a los juzgados otra vez

La Dirección General de Función Pública pone el grito en los juzgados contra el acuerdo plenario por el que sus compañeros de CC acordaron declarar la compatibilidad de su dedicación exclusiva como edil de Turismo con el ejercicio de la medicina en Hospiten Sur.

Niño se expone a tener que devolver todos los salarios que ha cobrado desde que tomó posesión como concejal de Turismo y Sanidad, en junio de 2010 (entre 60.000 y 72.000 euros).

Además se rifan imputaciones contra él, contra el ex alcalde y contra los 10 ediles de CC que dieron forma legal a la situación laboral de Niño cuando llevaba un año ejerciendo en secreto de pediatra.

Ups, qué negro se le está poniendo el panorama económico y judicial al acalde doctor Niño. Él disgustadísimo, preocupadísimo y mosqueadísimo con el sablazo de 20.000 euros que le va a meter el Ejecutivo Central a su sueldo (el ‘pobrecito’ va a quedarse cobrando solo 50.000 y pico euritos en vez de los 71.100 euros brutos que cobraba su antecesor, el condenado, multi acusado y plurimputado Berto González Reverón), ¡¡y sin digerir eso va Función Pública y le estampa en toda la jeta que los 60.000 euros brutos que había cobrado hasta ahora como concejal de Turismo y Sanidad no parecen nada legales y que debería ir pensando en devolverlos porque su fandango económico se dirimirá en el juzgado! Primero, vía recurso contencioso administrativo y luego, presumiblemente, vía penal (mismo proceso que en los Caso Enchufe: juez de lo contencioso o fiscalía advierten posibles responsabilidades penales y denuncian a sus protagonistas). Aunque en este caso es fácil que la vía penal se anticipe y se inicie antes de que concluya la administrativa, ya que el escándalo está en manos de Fiscalía desde verano (en el marco del denominado Caso Arona 4).

La cosa es que no es legal que un cargo público cobre dedicación exclusiva y que, al mismo tiempo, desarrolle en secreto otro trabajo remunerado. Es algo de cajón… para casi todos salvo para Niño y para el Bertismo de CC. Porque el actual alcalde de Arona estuvo saltándose esa regla durante el primer año de mandato (según él y Hospitén solo durante tres meses). Peor aún, sólo dejó de ejercer de forma clandestina su segunda actividad en la empresa privada cuando la oposición del CAN aportó recetas que mostraban su doble ejercicio profesional y preguntó si eso era legal.

El grupo de gobierno y el ahora alcalde sortearon el escollo con unos informes guays del paraguay de Recursos Humanos y creo recordar que también de la secretaria general, y votando en pleno el 31 de julio de 2011 que Niño era compatible de ahí para detrás y de ahí para delante.

Se les pasó un detallito de nada: La legislación española no permite declarar con carácter retroactivo la compatibilidad entre sueldos públicos e ingresos del sector privado. Estos últimos solo pueden ser compatibles con los primeros desde que se declaran en el regristro de intereses y posibles causas de compatibilidad que rellena cada concejal cuando toma posesión (y me parece que cada año). Eso lo tengo claro porque durante la trillada informativa que me pegué durante cuatro meses a cuenta de la incompatibilidad-inelegibilidad de Bertorrente, tengo el tema de las incompatibilidades dominadísimo 😉 . Además, encontré varias causas similares a la de Niño en varios puntos del territorio estatal (ya les pondré alguna).

De ahí que sea lógico que Función Pública recurra ese acuerdo plenario de declaración de compatibilidad y la legalidad de los salarios de Niño. Con toda la tontería se está jugando la devolución de unos ¡¡¡60.000 euros!!!, su salario público de un año. Eso solo contando sus salarios brutos, porque si nos vamos al neto (sueldo más coste de la seuridad social) tendría que devolver a las arcas públicas 72.000 euros. Y la característica guinda penal del Bertismo: el ex alcalde y los 10 ediles de CC que tomaron el acuerdo se juegan imputaciones por prevaricación (se libra Miguel Ángel, que no asistió al pleno). Hasta quienes redactaron los informes se la están jugando…

¿Se quieren poner en la posibilidad más bestia? Solo faltaba que aparecieran recetas-testimonios que acreditaran que Niño ha estado trabajando en Hospiten más horas de lo que dice y más meses de los que ha declarado… Yo me entiendo.

Está visto que lo de las compatibilidades no es el fuerte del grupo de gobierno aronero de Coalición Canaria. Intentaron evitar la caída de su ex alcalde por incompatibilidad penal ‘derogando’ en pleno la legislación que le obligaba a dejar el cargo (por “novedosa” e “injusta”, ¿se acuerdan? 😆 ), pero sus esfuerzos cayeron en saco roto y en marchoncio judicial por la condena firme que lo incompatibilizó definitivamente para el cargo durante 4,6 años).  Y en la misma fecha intentaron evitar que Niño tuviera que devolver lo que había cobrado del Ayuntamiento por no haber declarado sus ingresos extra y su posible causa de incompatibilidad… 😕 .

Claro que de qué nos extrañamos… Si los 13 de CC empezaron el mandato auto indemnizándose por “lucro cesante”  el equivalente salarial a 20 días de trabajo que no podían cobrar como sueldos porque se retrasaron en tomar posesión (me refiero al equivalente de sus megasueldos, según el Gobierno estatal, más de 140.000 euros brutos anuales por encima de lo razonable). Ese cambalache que también está en los juzgados en el Arona 4, por cierto, fue firmado por Niño como alcalde accidental (Berto le pasó el muerto). Lo digo porque para llevar un año y medio como concejal y apenas un mes como alcalde, agüita la carrera judicial que lleva por escándalos económicos.

En fin, que estaría bien que los gobernantes de Aronalandia aflojaran un fisco en el ritmo de escándalos, aunque solo sea por compasión navideña hacia los demás.

Sniff, y disculpas de nuevo a los participantes en la sección de comentarios por lo abandonados que los tengo. Es que ando bastaaaante liada y no me dan las horas para más 😦 . Intentaré responder, si los zumbadxs que nos desgobiernan dejan de meterse y de meternos en líos (porque quien se está comiendo las consecuencias son el Ayuntamiento y el municipio).