Nueva querella de Fiscalía y nueva imputación contra el alcalde de Arona

¡Ven qué poquito le ha durado a Berto el alivio judicial por la absolución de Camps! Ni un día entero pudo disfrutar de la noticia. A la mañana siguiente de hacerse público el veredicto del jurado popular valenciano ya estaba desaforado y desquiciado judicialmente de nuevo. Porque, tacháááááán, al megaimputado alcalde de Arona le han caído encima otra denuncia de Fiscalía y, cómo no, más imputaciones.

Cuántos boletos penales está juntando Bertito para el sorteo de la chochona judicial, ¿eh? Al final se extrañará y todo de que le toque el premio condenatorio del que se ha librado Camps (éste ‘solo’ tenía un boleto para ese sorteo, por cohecho pasivo impropio, pero el alcalde de Arona tiene una colección…).

A ver, abrimos las apuestas. ¿Cuál es el nuevo escándalo judicial que ha estallado en el Ayuntamiento de Arona? Que conste que yo me he sorprendido al enterarme. ¡Pero porque creía que esa imputación era pública desde hace meses! No está imputado solo Berto en esta nueva causa por presunta corrupción, pero  no vamos a restarle protagonismo de entrada 😉 .

Y una cosita para que vayan atando algún cabito que a la prensa se le ha pasado por alto (qué raro :/ ), esta nueva imputación tuvo mucho que ver en el arrebato de cordura que padeció el gobierno bertista a ultimísima hora en relación al servicio de vigilancia y socorrismo en playas.

En cuanto vea por dónde tiran las apuestas, les cuento la historia. Y no me olvido de que tengo pendiente la explicación de por qué fracasaría el plan de espionaje contra la oposición aunque una bertista de Secretaría no hubiera metido la pata descubriendo el tinglado.

Los gobernantes imputados (como Berto) celebran la absolución de Camps

El ‘pluriimputado’ alcalde de Arona interrumpió lleno de júbilo una reunión agrícola al enterarse del fallo

¿Por casualidad se habían preguntado cómo se habría tomado Berto el alcalde la absolución de Camps? Porque si es así, ¡deseo informativo conseguido 😉 ! Un agente hari vivió en directo el momento en el que se enteró del resultado del juicio seguido contra su hasta ahora coleguita de andadura en escándalos de corrupción (xd, chiquito marcaje hari contra el bertismo).

En el momento en el que se hizo público el veredicto de “no culpable” espetado por un jurado popular en favor de Camps y Costa el pasado 25 de enero, el plurimputado Berto estaba negociando-discutiendo con unos 10 agricultores detalles y pormenores relacionados con la gestión del futuro Mercadillo del Agricultor de Valle San Lorenzo. Pero no por estar reunido iba a tener que ignorar el notición sobre Camps: alguno de los suyos le envió ‘ipsofactamente’ un mensaje al móvil para ponerle al tanto al notición. Y Berto, cómo no, leyó el mensaje inmediatamente (conociendo su adicción telefónica lo raro hubiera sido lo contrario 😉 ).

-Camps… ha sido absuelto,… ¡absuelto!-, comentó atónito el alcalde, con la mirada clavada en su teléfono móvil, interrumpiendo la reunión con su incontenible júbilo frente al veredicto. Y absorto en su entusiasmo, hablando consigo mismo en voz alta, soltó delante de los estupefactos agricultores un entusiasta “¡¡¡pues entonces yo!!!”. El infiltrado hari todavía se ríe a carcajadas al evocar la anécdota “porque su reacción sonó totalmente a ‘pues si al súper corrupto ese lo absuelven, entonces yo tengo que escapar también”.

Ains, ya ven, hasta los acorralados por escándalos de corrupción como Berto se han asombrado de que Camps y Costa hayan logrado irse de rositas.

Cómo no podía ser menos, el alcalde salió de ese encuentro en el aire, pletórico total, contando su ‘buena nueva’ a todo el mundo. Pero no fue el único de la reunión que tuvo fiesta a la salud de Camps y de la trama Gürtel. Jajajaj, los testigos de su alegría también se dieron un festín de risotadas comentando la anécdota entre ellos y contándosela a todo-a el que se cruzaban. (Yo he tardado en seguir la cadena porque sigo con el tiempo acribillado, pero bueno, para un chisme bertista así nunca es tarde 😉 ).

Pero pobre Berto, con eso de que está gafado, qué poquito le duró su alivio judicial…