Las multas de Arona por aparcar en prohibido son solo para pringados

La Policía Local de Arona también aparca en prohibido sin cortarse.

Toma pillada a los que ponen multas a quienes aparcan en prohibido 😆 :

Vehículo de la Policía Local aparcado en prohibido en Arona casco.

Vehículo de la Policía Local aparcado en prohibido en Arona casco.

No hace ni una semana que espías haris pillaron al alcalde y a su chófer dejando el coche oficial de Alcaldía aparcado en prohibido para desayunar pastelitos:

El alcalde de Arona y su chófer aparcan en prohibido para ir a desayunar pastelitos.

El alcalde de Arona y su chófer aparcan en prohibido para ir a desayunar pastelitos.

Y zas, ya han pillado también a la Policía Local de Arona pasándose la línea amarilla por el arco de triunfo.

Vale que este avasallamiento policial a la línea amarilla es bastante menos peligroso que el protagonizado por el alcalde y que en los alrededores de ese coche de policía no hay pastelerías ni bares. Pero es que lo de los policías casi repatea todavía más que lo del alcalde, porque son los que multan por cosas como esas.

Pudiera ser que los agentes tuvieran que estacionar ahí para atender una emergencia. Pero el Oráculo Hari apunta a que se trata más bien de una estampa cotidiana.

Entre Juana y la hermana, las autoridades del municipio (políticas y policiales) están dejando algo muy clarito: en Arona solo tienen que respetar la legalidad los pringados y pringadas. Por eso son los únicos que pagan multas por aparcar en prohibido (o por pegar carteles en los contenedores 😉 ).

 

Relacionado: El alcalde y su corte consistorial aparcan en prohibido para desayunar pastelitos (posteado el 5 de abril en Blanca Hari).

 

PD: Aunque últimamente me prodigo poco en labores filtradoras (soy lo peor y sin salir de una liadera me meto en otra), abran el ojo y la oreja porque la cosa está que arde por todos lados. Eso ya no es un Ayuntamiento, sino un polvorín. Enchufes de personal y plazas apañadas, obras ilegales, millones de euros gastados al margen de la legalidad, condenas indemnizatorias, luchas político-técnicas, indignación policial, robos, el plan parcial el Mojón sublevado, los servicios de hamacas y sombrillas de fango hasta las orejas,… etcétera etcétera etcétera.