La Policía Local denuncia infracciones de escándalo en servicios públicos de playas

Agentes de sección de Policía de Playa han puesto a Sosa, a sus técnicos y a su desgobierno coalicionero de Arona con las hamacas al cuello.

La unidad turística de la Policía Local de Arona ha enumerado en un informe-denuncia una decena de infracciones y presuntas ilegalidades en la explotación de servicios municipales como el de hamacas.

Para evitar que ese informe se traspapele o caiga en saco roto, la Policía lo ha presentado formalmente al Ayuntamiento y a sus responsables políticos vía registro municipal (envite policial a CC).

Cuentan policías haris que el responsable político de esas concesiones, Antonio Sosa (edil de Playas y Medio Ambiente) “y sus esbirros” se empezaron a preocupar desde que se enteraron de que agentes de la sección de Policía Turística estaba fiscalizando los servicios de playas “sin que nadie les hubiese mandado”. O sea, que lo que le preocuparía -según dicha filtración policial- no es que haya empresas infringiendo las condiciones de prestaciones públicas en este municipio, ni que los aroneros y turistas de las playas de Arona estén recibiendo servicios de mala calidad, ilegales-irregulares o abusivos, ni nada relacionado con el interés general.

Lo que dicen que le ha molestado ¡es que los policías osen meter el hocico en ‘su’ tinglado de playas. Ese mismo, recuerden, que en 2012 generó a las arcas municipales un agujero económico de unos dos millones de euros por impagos de las empresas que prestan los servicios (la mayoría sin contrato vigente, con lo cual hacen negocio cobrando a los usuarios el uso de elementos como las hamacas y sombrillas y se ahorran la obligación de pago de canon por la ocupación de espacio público para su actividad económica).

 

Y si ya había políticos, técnicos y probablemente empresarios de los nervios por ese interés policial en la legalidad de las empresas playeras relacionadas con el Ayuntamiento de Arona, imaginen cómo se ha puesto la cosa cuando el resultado de sus pesquisas fue puesto por escrito y, encima, presentado vía registro.

Y tal y como está el patio político-técnico-judicial, es normal que alguno-s estén asustados. El envite policial se las trae: han hecho constar oficialmente que han puesto en conocimiento de los responsables municipales que en los servicios públicos de playas que gestiona el Ayuntamiento de Arona se está cometiendo una ristra de presuntas ilegalidades-infracciones. Con lo cual, si los responsables políticos no investigan la denuncia y, en caso de confirmarse, no le dan traslado al juzgado, quedan con el culo judicial al aire (otra vez).

Pero aún es más peliaguda la cosa. Hace ya casi dos meses que el PP de Arona demostró con actas notariales que las explotaciones de hamacas y sombrillas de Las Vistas y Los Cristianos exceden el número de hamacas permitidas, y más de un mes y medio que el concejal de Playas anunció que iba a “ordenar de inmediato” que sus técnicos investigaran el descubrimiento pepero. Todo ello después de haber asegurado en pleno que los servicios de playas estaban súper bien fiscalizados por sus técnicos de Medio Ambiente y que se gestionan guay del paraguay.

Ahora, si esa inspección se hizo y los súper técnicos sosistas no recogieron en sus informes las irregularidades que está denunciando la policía (exceso de hamacas incluido), Sosa and Cía tendrían un problema (del corte dulcificación de informes-sanciones a infractores en contra del interés general). Y si esa inspección técnica no se hizo, también sería chungo para los intereses sosistas (riesgo a tráfico de influencias, malversación, prevaricación y hasta cohecho). Eso sin contar la imagen de Sosárcenas que está dando 😉 .

Por cierto, los agentes rebelados (que no son todos los de playas) no necesitan órdenes políticas ni de superiores para intervenir en escándalos como este. Basta, por ejemplo, que un ciudadano se queje o alerte verbalmente para que el policía tome cartas en el asunto. Y por lo visto en los últimos meses las quejas ciudadanas contra los hamaqueros han aumentando un montón. Eso de que algunas empresas como la de hamacas y sombrillas de Los Cristianos no paguen a las arcas municipales ningún canon pero sí cobren a los vecinos y turistas como si lo estuvieran pagando, junto a barbaridades como la de que los socorristas lleven desde agosto sin cobrar sus salarios, está avivando la indignación ciudadana contra los gobernantes municipales en primera línea de mar.

Así que los indignados que quieran sumarse a la marchita playera ya saben: solo con preguntar a los agentes si hay obligación de pagar por el uso de hamacas, o si es legal que haya empresas clandestinas haciendo negocio en suelo de todos…

Del cartelito protector del negocio hamaquero que el semialcalde Sosa ha tenido que retirar abrumado por el bochorno mediático y de los detalles del informe policial de arriba, mejor hablo en otro post. De eso y de un informe consistorial de cuentas playeras muy muy muy interesante. Ains, si la Policía Local no estalla antes (mar de fondo político-policial que también tengo pendiente de filtrar, junto a decenas de escándalos y saraos más, como el de si se amplía a escondidas el espigón del puerto de Los Cristianos, o los enredos que se trae el Plan Parcial El Mojón. Qué acumulación xd 😦 ). Grrr, orden de prioridades alterable si revienta esta semana el Caso Arona, que parece que se ha ido de vacaciones a San Borondón (personalmente me viene bien que Audiencia y Fiscalía se demoren y lo mantengan desaparecido un fisco más -quién lo iba a decir, de verdad, yo contenta de que se retrase aún más esa causa 😆 -, pero los haris están muy mosca con la injusta lentitud-atasco de la Justicia en Canarias).

 

 

 

 

Anuncios