Cuando veas las barbas de tus vecinos de la UA1 de El Valle pelar,…

Miles de aroner@s están expuestos a las mismas cargas sorpresa que los vallers de la unidad de actuación limítrofe a la iglesia

Mientras sigo intentando ordenar el cubo de rubik de las ilegalidades y barbaridades urbanísticas que han amparado y hasta promovido los gobernantes de Arona, las gravísimas consecuencias que su irresponsabilidad está teniendo y tendrá para el municipio y para sus vecinos, dónde están los pelotazos y qué relación guarda todo eso con los Caso Arona 1 y 2, les voy posteando unos documentos que guardan relación con la unidad de actuación 1 de Valle de San Lorenzo.

En ese ámbito de suelo limítrofe a la iglesia de Valle San Lorenzo el Ayuntamiento ha estado concediendo licencias de construcción, de reformados y de primera ocupación con total alegría, como si se tratara de suelo urbano ‘normal’. Pero no lo era, y con alegría o no, los gobernantes han incurrido e involucrado al Ayuntamiento en un montón de irregularidades e ilegalidades. Pero eso se los cuento otro día 😛 .
El capítulo de hoy va de que la inmensa mayoría de los vecinos de esa zona invirtieron en casas, locales, garajes y pisos sin saber que sus compras tenían letra pequeña y una carga económica oculta. La mayoría de ell@s (un centenar aproximadamente) hasta desconocía que su propiedad estuviera en una unidad de actuación. Ni digamos el significado de esa categoría de suelo… (para entendernos, una interpretación lolailo sería que son suelos casi urbanos, o urbanos condicionados a unos requisitos imprescindibles para poder ser edificados).

La mayoría de esos vecinos compraron sus pisos y locales entre 2000 y 2006 libres de cargas (supuestamente) y con todos los parabienes municipales, a pesar de que los citados “requisitos imprescindibles” no se habían cumplido. Solo que eso, además de ser una ilegalidad como la copa de un pino, supone para las arcas públicas un importante gasto que no le corresponde asumir. Y, además, dificulta y hasta imposibilita la obtención de subvenciones y aportaciones supramunicipales para la construcción de infraestructuras públicas en las parcelas que le corresponde al Ayuntamiento en esas zonas (centro de tercera edad, viviendas de protección oficial,…).

Algun@s empezaron a notar que algo no iba bien entre 2006 y 2008, cuando promotores y Ayuntamiento de Arona empezaron a moverse en las sombra para intentar legalizar el plan. L@s más avispados (pocos) fueron al Registro entre esas fechas y se encontraron con esta sorpresita que les había colado el alcalde. La mayoría de los afectados no descubrieron la sorpresa de Berto González Reverón hasta junio de 2011, justo después de las elecciones municipales. Se oía un runruneo, pero como es habitual en Arona.

La sorpresita fue que a partir de 2006 sus fincas quedaron sujetas a una carga venida del más allá, y de cuantía incógnita (el subrayado no es mío).

Y ‘andandito el tiempo’, en junio de 2011 recibieron esto:



Traducción: Que el Ayuntamiento les reclama el pago de 1.200.000 euritos del ala.
Luego sigo. Pero para que se vayan haciendo a la idea, solo la pequeña parte de licencias ilegales de ese tipo otorgadas entre 2003 y 2007 e incluidas en el Caso Arona 1 (en total son muuuuuuchas más), aluden a 2.800 pisos y 144 viviendas unifamiliares construidas en unidades de actuación y planes parciales no gestionados, o sea, desarrollados de forma ilegal y con cargas y/o cesiones pendientes.