Hasta las tetas de tanto hedor a corrupción en Arona (parte 2)

Sobre lo interesante del proyecto deportivo ‘desplanificado’ en Águilas del Teide, la transparencia, la responsabilidad que nos toca a tod@s y la reflexión que va tocando…

Y bien, dicho toooodo lo anterior en la primera parte de este post sobre toooooodo lo que tendría que hacer para pronunciarme sobre la conveniencia urbanística y ambiental del proyecto del centro deportivo de alto rendimiento descartado por la Cotmac de manera súbita y extraña en Águilas del Teide, y sobre si me parece o no un pelotazo, he de matizar que:

Personalmente, lo que me han contado en plan guay sobre el espíritu y alcance del ese proyecto de dimensión deportiva y turística internacional me gusta. Bastante, además. No me complace la ubicación elegida, la verdad. Pero sí creo que sería bueno para Arona apostar por ese tipo de infraestructuras. Cuanto menos, es una oportunidad de diversificación económica bastante interesante, y que merece ser considerada con visión y seriedad.

Urge reactivar la actividad económica, el empleo, la proyección turística, la captación de nuevos nichos de visitantes, y el empleo, sobre todo el empleo. Y en ese sentido, la vertiente deportiva del proyecto se me hace muy atractiva… Podría ser un acierto canalizar por ahí la incorporación laboral de un montón de jóvenes parados o con empleos precarios, muchos de ellos con muy poca formación. En temas deportivos quizás sí podrían ser eficientes trabajando en cosas que les gusten y con metas de ascenso o mejora laboral.

Pero claro, desconozco la previsión de empleo, de actividad, rentabilidad, alcance o nivel de ambición y las posibilidades de dinamización económica del proyecto planteado en Las Águilas hasta hace unos meses. Y desconozco también si los inversores que había antes de la crisis para ese proyecto, siguen interesados en promoverlo en estos tiempos. Y si realmente el anexo residencial es irrenunciable, o al menos justo ahí…

Y ahí, Sansón, radica precisamente una de las madres del cordero del fandango surrealista que aporrea la credibilidad del Plan General de Arona y de todo el urbanismo del municipio en su conjunto: que todo se hace en secreto, sin dar explicaciones a la población, sin abrir debate sobre la conveniencia de ésta o aquella infraestructura u operación, sobre la idoneidad de su ubicación, la apuesta paralela que podría llevar por parte de las administraciones, si compensan los costes ambientales, cómo se minimizarían…

Lo que se llama un urbanismo transparente, abierto a la participación ciudadana y al consenso. Lo que se supone que dice la Ley española y europea que debe hacerse durante el trámite de Participación Ciudadana e Información Pública de normativas y proyectos urbanísticos que, como los Planes Generales de Ordenación municipal, conllevan fuertes repercusiones sociales, económicas y ambientales en su entorno.

Si eso se hubiera hecho en proyectos como éste, y se hubiera documentado que responde a un plan responsable, capaz de promover desarrollo sostenible, con empleo ¡claro!, y calidad de vida, buena parte de la población y los colectivos, clubs y aficionados del municipio y hasta del Sur se habrían postulado en defensa del proyecto deportivo que supuestamente aspira a traer deportistas y clubs de élite de todo el mundo aprovechando el gancho del cálido invierno sureño cuando más allá se están calando de frío.

Y es que, sinceramente, también se echa en falta el apoyo público del sector deportivo a un proyecto tan supuestamente importante para su desarrollo… A lo mejor es que también desconocen su proyección e importancia. No vaya a ser que conocen el proyecto y prefieren no apoyarlo.

Está claro que el papel de los gobernantes municipales, insulares y autonómicos que han timoneado el Plan General de Arona durante una década y media ha sido nefasto en todo lo referido a transparencia, participación y consenso. También que los promotores del proyecto no han promovido tampoco la difusión del proyecto y de sus pormenores y oportunidad para el municipio, al parecer ni siquiera entre el sector deportivo aronero e insular.

Pero agüita cómo queda la prensa en todo esto… Los apenas cuatro redactores que quedan en prensa sureña están desbordados (y digo en serio lo de apenas cuatro. De más de 10 redactores y tres fotógrafos en los rotativos sureños se ha pasado desde la crisis a cuatro redactores. No ha sobrevivido ningún fotógrafo o periodista gráfico). Y a las empresas periodísticas en general se las refunfinfla demasiado el Sur como para invertir tiempo y esfuerzos en informar a fondo sobre asuntos que, como el escandaloso urbanismo de Arona, a lo pronto lo primero que le puede generar al medio es que los pocos anunciantes que le queden en pie de la zona se mosqueen y le retiren ese tan escaso dinerito en los tiempos que corren (empezando por el mismísimo gobierno bertista de Arona, que juega con la publicidad a su antojo, de forma totalmente arbitraria y buscando el beneficio personal-político-partidista con descaro, cuando se supone que ese gasto no debería ser jamás arbitrario ni rentabilizarse en nada que no fuera encaminado al interés público.

Aunque en fin, tampoco es que los ciudadanos del municipio y los colectivos sociales y deportivos hayan estado muy activos en la exigencia de recibir la información de los proyectos que le afectan y que determinarán el futuro o falta de futuro del municipio…
Conclusión de mi verborrea de hoy a cuenta del debate que ha abierto Sansón y que han enriquecido Perfidio y El Colega: Tenemos que cambiar muchas cosas para que este municipio levante cabeza. Para recobrar la confianza en la administración pública y en la gestión de nuestros intereses. Para poder sentir que tenemos una democracia fuerte. Es muy fuerte que tengamos que dudar si es un pelotazo todo proyecto urbanístico que nos plantan en la cara en municipios como éste (y escapan pocos en ese sentido). Joer, que eso no debería ser normal… No debería parecernos normal, ni nadie pretender tolerancia pasiva al desagradable hedor a corrupción que se respira por todos lados.

En lo que respecta a la contribución a la transparencia, y a la discusión responsable y enriquecedora, insisto en que me parece muy positiva la línea de debate abierta en el post de ayer a cuenta del centro deportivo y residencial de Águilas del Teide. Y también la del derecho a la seguridad jurídica que tienen los empresarios e inversores que apuesten por el municipio, algo que hace tiempo que no existe en este municipio y que nos está suponiendo un coste incalculable, aunque nunca se hable de la fuga de inversores que padece el municipio por ese motivo (ni del impulso que eso está suponiendo para municipios más estables judicialmente, como Adeje, que se está poniendo las botas a costa de la fuga empresarial de Arona -aún teniendo crisis, claro-).

Hay temas sobre los que tod@s deberíamos reflesionar. Nos va el futuro en ello… y pinta duro. De momento, para empezar, nada creíble que vayamos hacia algo bueno…

Hasta las tetas de tanto hedor a corrupción en Arona (1)

A cuenta de las dudas razonables sobre el descartado centro deportivo de alto rendimiento y su anexo residencial en Águilas del Teide.

Ayer se abrió un debate sumamente interesante en el post sobre la embestida que prepara Felipe Campos contra el Plan General de Arona que supuestamente va a entrar en vigor a principios de diciembre (ya es que a ver quién se lo cree, esto es como el cuento del lobo…). Guarda relación con proyecto residencial deportivo que estaba previsto durante años en el PGO en la parte alta de Águilas del Teide hasta un acuerdo de la Cotmac de hace unos meses. De repente, una infraestructura tildada de estratégica para la economía del municipio, desapareció de un plumazo. Y en base a un informe del Cabildo que no dice lo que la Cotmac, el alcalde y el ex edil de Urbanismo dicen que dice…

Un proyecto que, solo por las dudas lagunas y peculiaridades que plantea, es digno de novela. Lo peor es que este proyecto ahora mismo suprimido de los planes de desarrollo de Arona, es que no ni por asomo de los más escandalosos, y que la mayoría de estos últimos siguen en pie… Pero aprovechando el hilo del interesante debate que se abrió en los comentarios de ayer, voy a situar mi exposición-respuesta desde el proyecto fallido del centro deportivo de alto rendimiento.

Para entender de qué van los siguientes post escritos en clave de respuesta al participante Sansón, les recomiendo que lean antes esa discusión abierta por seguidores del blog sobre este asunto (para leer el post y el debate abierto en la sección de comentarios pinchar aquí).

Les animo a todos a sumarse a ese debate. Nos va más de lo que creemos en él (y disculpen la extensión; me desborda el tema 😦 ).

RESPUESTA A SANSÓN SOBRE EL CENTRO DEPORTIVO DE ALTO RENDIMIENTO DE ÁGUILAS DEL TEIDE:

Sansón, disculpa mi demora en unirme al debate. Te aseguro que me muero de curiosidad de saber qué documentos son exactamente esos que tengo. Si tú dices que los tengo, fijo que así es. Pero de verdad que no caigo. Dame alguna pista que me evite estar horas ojeando papeles y archivos que respondan al criterio Plan General, PIOT, Águilas del Teide,… (que es que tengo un puñao de esos). Cuéntamelo en privado si prefieres. Jo, y si me los envías por correo lo bordas facilitándome el curro.

Por descontado que los colgaré. Si sabes que siempre lo hago, siempre que no tenga que ponerme a escanear tropecientos papeles, que el archivo no pese demasiado (esto es un blog gratuito, y tiene capacidad de archivos limitada) y que tenga tiempo para meterme en temas complejos (el de la unidad de actuación de la iglesia del Valle, por ejemplo, lo tengo atrabancado por lo complejísimo que es, y es una pena porque es un tema realmente grave).

Y lo de Águilas del Teide, mal que te pese, también es un tema complejo. De esos que necesitan tiempo y templanza para leer bien los informes relevantes (que hay que reunir no siempre de manera sencilla), estudiar la memoria justificativa de la memoria del PGO mientras estuvo en pie el proyecto aparentemente con todos los parabienes burocráticos, consultar la parte exacta del PIOT que alude a la calificación de ese ámbito… Porque lo que argumentaba Campos, si no recuerdo mal, es que tenía protección especial con categoría de laderas y barrancos. Ahí la cosa se complicaría mucho mucho, porque si Campos tiene razón, el informe favorable del Cabildo resultaría muy sorprendente. No lo he mirado, la verdad. Y capaz que Campos miente o que yo confundo esa protección del PIOT a laderas y barrancos con otros casos del municipio, como el de la licencia anulada en Palmar por los tribunales porque el Ayuntamiento se saltó detalles de protección ambiental del PIOT como las que nos ocupan. Así que tengo que localizar y revisar mis archivos y los que haya en Google sobre las declaraciones concretas que ha hecho Campos sobre ese asunto, e ir aclarándome bien con qué parte tiene razón.

Por si fuera poco, el tema de los informes del Cabildo favorables que luego cambian y que se saltan ciertas protecciones ambientales del PIOT, me lleva a recordar el Caso Varadero, ése en el que ha saltado un pelotazo urbanístico al que la Fiscalía le ha caído encima con todo el equipo (uy, qué casualidad, la misma fiscal que en el Caso Arona, Inmaculada Violán 😉 ).

Vaya, y para cuando llegue a ese punto de dominio informativo del tema, tengo que enlazar con el Caso Arona y ojearme el tocho de informes policiales y las declaraciones judiciales de políticos imputados que resulta que tienen intereses directos en el proyecto del Mirador de las Águilas. De momento tengo confirmada la parte de Felillo, pero como bien apunta Perfidio (que se ha lucido con el dato, bueno, y con lo de la caballería y los molinos, xd), se habla se dice se comenta por ahí que El Pardelo también alias Tata – Tatanito, Sebastián Martín, también forma parte del proyecto, igual que Cheché. Así que también tendría que verificar eso.

Pero tocar ese proyecto lleva inevitablemente a enlazar con los pelotazos y barbaridades urbanísticas que sí me consta que se han realizado en Águilas del Teide, a costa de costosísimas facturas para el Ayuntamiento abonando gastos que le correspondían a los promotores, y a costa de un caos urbanístico que hipotecará para siempre el bienestar de los vecinos de ese entorno.

Eso no es todo, partiendo de ese desastre urbanístico y del rico y frágil ecosistema natural en el que está enclavado, también sería conveniente que me mirara la evaluación ambiental de ese proyecto, y cómo se plantea resolver problemas graves de Águilas del Teide como la de la ausencia de alcantarillado. Ufff, y como la de la presión que supondría el aumento de población sobre los grabados y yacimientos aborígenes que hay en la zona protegida colindante a Águilas del Teide (muchos de ellos en alarmante estado de deterioro). Estaría bien conseguir datos y fotos sobre el estado actual de esos yacimientos…

Y por supuesto, en mi lista de mirares pendientes está también el proyecto lúdico residencial de Siam Park, en cierto modo muy similar a lo que se plantea en El Mirador de Las Águilas, aunque de los asuntos que afectan al imperio Loro Park se informe más bien poco…

He leído documentos y escuchado historias creíbles sobre casi todos esos asuntos, pero en plan disperso, mezclados con otros temas como por ejemplo el de la ilegalidad ya acreditada por la Cotmac de casi todos los convenios urbanísticos que el Ayuntamiento de Arona intentó aprobar junto al Plan General que ahora se aprueba. Así que necesitaría por lo menos una semanita con dedicación intensiva para controlar el tema. Ah, y estaría bien también leerme la denuncia-demanda de los propietarios del proyecto contra la decisión de la Cotmac de suprimirlo a ultimísima hora y por sorpresa dando la razón sumisamente a Felipe Campos.

A todo eso, sí que es cierto que Campos advirtió a miembros de la Cotmac de que iba a ir a por todas con ese asunto y, más o menos, que midieran las consecuencias de las responsabilidades legales que pudieran contraer. Me consta también que a determinados miembros de la Cotmac les ha pesado bastante la sombra de Felillo con su imputación de cohecho por chanchullos urbanísticos, y la de todo el Caso Arona en sí mismo. Pero más que Campos, yo diría que lo que más ha pesado es el miedo que tienen en el cuerpo por el excesivo protagonismo o participación de determinados políticos y técnicos en los gravísimos escándalos de corrupción que están saltando en los tribunales: Las Teresitas, Mamotreto, Varadero, Icod, puerto de Granadilla. No es que me vaya por las ramas, es que para poder valorar la credibilidad – honestidad – legalidad de los informes que provengan de administraciones con una reputación tan maltrecha como el Cabildo, el Gobierno de Canarias – Cotmac, hay que tener muy presente los tejemanejes que se repiten en los otros planeamientos urbanísticos aprobados que están en la picota.

Ays, me puede… Es tan complejo abordar el urbanismo desurbanístico de Arona… 😥

(Continúa en el siguiente post, con la parte interesante que veo en el proyecto y el debate social que creo debería abrirse tanto sobre su conveniencia como sobre la de la planificación urbanística en general).