Interpretación del Che de Canarias del mensaje que esconde el jeroglífico hospitalario

El presidente del mismísimo Cabildo Insular de Tenerife, Ricardo Melchior (hace tiempo que no lo veía sin sus ángeles estilo demonio 😉 ), y el magnate hospitalario Pedro Luis Cobiella, beneficiario ‘casual’ de la ‘inexplicable’ demora en la terminación del hospital público prometido por desgobernantes del Cabildo tinerfeño, del Gobierno de Canarias y hasta de ayuntamientos. Pega fuerte el Che Hari, ¿eh? 😉

Con que inocentada político-empresarial contra la ciudadanía del Sur de Tenerife. Vaya vaya. Qué mal pensado el Che, jeje.

Hospital público de Inocente inocente–>Desenlace

Sobre el cartel-jeroglífico indicador del camino peatonal del hospital del Sur y su mensaje en clave, ¿qué creen? Una vez confirmado que es verdad que existe, ¿creen que lo ha instalado una Administración Pública? Porque entonces lo de inocentes es poco. Quienes lo hayan creído durante este post, vayan riéndose de sí mismos, porque somos unos requeteinocentes crédulos. A ver, ¿cómo iban a ser capaces los políticos canarios de desplegar tanto talento? Ni de coña, nunca mejor dicho, jajajaj. Se trata de una acción ciudadana.

Activismo indignado reivindicativo rebelado con humor y con talento. Un arma de lo más poderosa, sí señor.

Para leer el primer capítulo de este Inocente inocente hospitalario, pinchar con el ratón sobre el siguiente titular: “Un jeroglífico oficial informa que el Hospital Público del Sur era una inocentada“.

 

Cartel con mensaje humorístico en clave diseñado y colocado por activista-s ciudadanx-s que afanados en la misión de rebelar la verdad de la mentira del hospital del Sur./Foto suministrada por el agente Juan José DG

Y el cañonazo humorístico-hospitalario contra la desvergüenza de los políticos autonómicos, insulares y municipales que llevan décadas tomando el pelo a todo el Sur de Tenerife (no solo ciudadanos rasos, a los empresarios y magnates sureños, también), se está lanzando desde un punto súper estratégico: el acceso a las obras del interminable hospital público del Sur. Hala, qué atrevido-s los ciudadanos informadores. Lo han colocado nada más y nada menos que a la vista de los usuarios del centro de urgencias comarcal que nos han medio habilitado en El Mojón como premio de consolación por ser víctimas de su inocentada hospitalaria.

Ya saben a cuál me refiero: ése que nuestros burladores políticos nos han habilitado en unos barracones (contenedores) junto a las mini obras del interminable mega hospital que llevan siglos prometiendo (CC y PP fundamentalmente, y el PSOE juntando rifas en el sorteo de esa mentira sanitaria). Y a la vista también de los miles de usuarios de la carretera general que une al mismísimo Teide, la cumbre chasnera y las medianías de Arona con la autopista y con la zona turística.

Como el cachondeo con la foto está arrasando en Facebook, la blogosfera y la 2.0 en general, imaginen el éxito que está teniendo esta acción ciudadana que, lo más insolito, hace pensar y razonar a la gente (aunque solo sea para interpretar el mensaje en clave del jeroglífico hospitalario).

Una genialidad fantástica. Enhorabuena al autor-autorxs 😀 .

 

Otro plano todavía mejor del jeroglífico diseñado y colocado por activista-s ciudadanx-s que se han aventurado en la misión de rebelar la verdad de la mentira del hospital del Sur./Juan José DG

Ésta la he puesto mayor que la primera porque el conjunto visual habla por sí solo. El cartel de inocente inocente, el esqueleto del hospital público de la inocentada, el cartel del centro de salud con la cruz roja torcido-cambado, carretera sin arcen, escombros en la rotonda, grúas paradas… Típica imagen paradisiaca de Arona y de buena parte de este próspero Sur de Tenerife.

Que se ande con ojo el Foro Cívico del Sur.

Pooor cierto, que se ande con ojo el Foro Cívico del Sur. Si por unos cartelitos pegados en mobiliario público han intentado arruinar a uno de sus miembros (Julionatrix, ya saben), no quiero ni imaginar la multa que podrían poner por emitir información desde una valla ocupando el dominio público ¡¡sin pagar la tasa municipal!! Igual es que se han creído que pueden gozar de los mismos privilegios que Juan Fuentes, su Atlantis Publicidad y sus filiales. Como El Padrino económico de la Isla se entere de que le están haciendo competencia, se cagan.Ya cometieron el mismo error con los carteles en los que anunciaban su manifestación pro hospital público, que creyeron que tenían las mismas excepciones legales-normativas en materia publicitaria que las putas, clubs de alterne y que el propio ayuntamiento. Y ya ven la multa que les han endosado por anunciarse en las farolas y en los contenedores de basura, tapando los carteles de la economía prostituida.

Y que conste que yo no he dicho en ningún momento que el Foro Cívico del Sur esté detrás de ese cartel ni tenga nada que ver con el mismo. Xd, San Melchior y sus ángeles me libren de semejante indiscreción peligrosa para sus miembros 😉 .

Un jeroglífico oficial informa de que el hospital público del Sur ¡era una inocentada! jajajajaj

¡¡No nos estaban mintiendo!! Del todo al menos. Nos estaban diciendo la verdad en las narices, pero en clave 😆 .

La población sureña pensando que Gobierno de Canarias, Cabildo de Tenerife y Ayuntamientos del Sur de Tenerife (CC, PP y PSOE por ese orden -por tiempo en el poder-) llevan décadas engañándonos sin piedad con la promesa de la construcción del Hospital Público del Sur de Tenerife y qué vaaaaaaaaaaa. Llevan tiempo (al parecer años) diciéndonos la verdadera verdad sobre esa obra.

Miren el cartel que aparece en la imagen de abajo, tomada a la entrada del camino que conduce a las supuestas obras de construcción del hospital, en El Mojón. A ver si descifran el jeroglífico. Cartel oficial y, por tanto, mensaje en clave oficial:

Lo del hospital del Sur era una inocentada. Esta foto causó furor ayer en Facebook. La difundieron Julieta Afonso y Sergio Cabrera, y ratificó que el cartel existe de verdad, o sea, que no es un fotomontaje, Juan José DG.

Mejor resultado de su interpretación feisbuquera: “Jajaja… Significa: Hospital ¡ah! ¿Te lo creíste? Ah, jajaja, Inocente inocente… 🙂 ” (De Moisés Lorenzo).

Conclusión: La realidad siempre supera a la ficción, sobre todo en Aronalandia 😆

Y como guinda del pastelito, el graffiti del fondo con el mensaje “Canarias Libre”, jajajja, igual es que algun@ se había coscado del mensaje oculto en el cartelito 😉 . Aunque no, si se hace adrede no sale. La torrete esa imponente afeando todo el paisaje del fondo y el impactante desmonte de tierra en ese entorno supuestamente protegido tampoco tienen desperdicio.

Volviendo a lo del cartelito, ¿quién lo colocaría? ¿El Gobierno de Canarias? ¿El Cabildo de Tenerife? No quiero ni pensar que pudiera ser el Ayuntamiento de Arona (ni cuadra, la verdad, su ficción suele ser más payasil, jamás con tanta ‘clase’, jeje). Pero me ha entrado curiosidad saber qué administración es responsable de semejante acto de sinceridad. En clave, pero sinceridad al fin y al cabo (que al menos por una vez no nos mientan, aunque sea sin querer, ya es algo 😉 ).

He flipado y me he reído tanto con las verdades ocultas en mensajes subliminales y en clave que contiene esa escena, que voy hasta de pasar de criticar el cinismo que se ha gastado quien haya pagado un cartel en el que se indica el camino hacia un hospital que no está en uso, ni acabado de construir siquiera y, lo peor, que no está claro que se termine siquiera de construir algún día. Pa’ que vean lo que me ha gustado el detalle del “=” y el del machanguito.

La imagen, como puse en su pie de foto, fue difundida ayer en Facebook. Y, cómo no, causó furor entre quienes la vieron: no todos los días recibe uno la primera gran verdad oficial sobre un engaño de décadas como el hospital público del Sur-Suroeste de Tenerife. Y aunque todo lo que conforma esa imagen lleve años ahí (el cartel-jeroglífico, el graffiti del Canarias Libre, la torreta, el típico desmonte en suelo rústico…) y lo hayamos visto mil veces, al menos yo acabo de descubrir el mensaje subliminal que encierra: la mayoría de los sureños somos unos inocenteeeeees.