El Caso Arona destapa una ‘factura’ de 300.000 euros por sexo político de lujo

Ése fue el coste inicial de dos de los delitos de tráfico de influencias y prevaricación por omisión indiciariamente acreditados contra el alcalde y contra el ex edil de Urbanismo de Arona por perdonarle al hotel Mare Nostrum la licencia de obras a cambio de habitaciones de hotel para encuentros amorosos

Y todavía van de víctimas con el Caso Arona, pobrecitos…

Flipé el otro día leyendo un debate en el que un@s bertistas (pro CC y anti Caso Arona, claro) replicaban a las críticas contra esa placentera parte de las responsabilidades de gestión del municipio, que lo que pasa es que la gente es muy envidiosa y que por eso criticamos que el alcalde aproveche ventajas como esas.

Y caí en la cuenta de que algun@s no se han percatado de que  los quiquis alcaldicios que se han investigado en el Caso Arona ¡le han costado un montón de pasta a los aroner@s! jajajjajaja, si es que esto el colmo, no me digan. Y el país alborotado por los trajes de Camps, qué sosos los valencianos: los políticos aroneros dan mucho más de sí. Lo de estos es joder jodiendo, no joder luciendo, como los de Valencia. Se ve que los aroneros son menos materialistas y más pasionales 😉 .

Coste del servicio erótico consistorial:

Además, que conste que he valorado a la baja el coste público del servicio erótico político aronero que ha acabado en delito indiciariamente acreditado:

A grosso modo, la tasa por licencia urbanística en Arona asciende a un 3% del presupuesto de ejecución total del proyecto. Y las obras de rehabilitación ejecutadas en el hotel Sir Anthony (Mare Nostrum Resort, en Playa de Las Américas) costaron, según manifestó en prensa la propia empresa cundo anunció la terminación de las obras (2009), 10 millones de euros. Obras de rehabilitación, ya saben, que se hicieron sin licencia, o sea, sin pagar los 300.000 euros correspondientes al Ayuntamiento. Y ello en connivencia con el alcalde y con el entonces concejal de Urbanismo, ex hombre fuerte de CC y ex mano derecha de Berto, Antonio Sosa.

Pero es que esa factura apasionada aún se incrementa más sin consideramos la sanción que debía haber tramitado e ingresado el Ayuntamiento de Arona por esas obras ilegales (el informe de la infracción urbanística se presentó, pero se quedó en tramitación ‘interruptus’). La técnico interrogada sobre ese hecho declaró que no se podía explicar por qué el asunto no terminó como debía.

Aroner@s tongados en el servicio erótico municipal. Sigue leyendo