Ups, lo que faltaba en Arona: Cohecho sexual y malversación erótica de caudales públicos

El Caso Arona pasa a tener dos rombos. ¿A que toca colgarle farolillos rojos? 😉 

Para quienes opinan que al Caso Arona le faltaba una Isabel Pantoja y salsita erótico-festiva para saltar a la prensa nacional a lo grande, como Marbella, que sepan que eso era hasta hace unas semanas. Sigue sin haber ninguna Pantoja por aquí (que se sepa al menos). Pero ahora mismo la realidad es que esa causa sobre corrupción ya tiene asignados los dos rombos por su alto contenido erótico.

El juez chasnero-aronero Nelson Díaz Frías dio los primeros pasos indicando en su auto de cierre de instrucción de julio de 2011 que hay pruebas acreditadas de que el alcalde de Arona, José Alberto González Reverón, habría incurrido en delitos de prevaricación y tráfico de influencias por perdonar la licencia de obra mayor al hotel que le suministraba habitaciones para sus canitas al aire (hotel Sir Anthony, del complejo Mare Nostum Ressort). Tráfico de favores erótico festivos, rindiendo honores a lo de ‘Arona is diferent’. Antonio Sosa, el concejal de Medio Ambiente, ex edil de Urbanismo y ex mano derecha de Berto, también salió de la instrucción judicial salpicado en esta berstialidad erótico-económica como presunto responsable de la paralización del expediente de disciplina urbanística contra ese hotel de cinco estrellas ubicado en Playa de Las Américas.

Y hace poco más de un mes el abogado Felipe Campos hizo subir definitivamente la temperatura de esta mega causa sacando jugo al cambio de favores pasional-económicos entre responsables del hotel y del Ayuntamiento de Arona. Campos, personado como acusación particular en este procedimiento también conocido como Operación Edén, ha atribuido al alcalde en su escrito de acusación los delitos de cohecho y malversación de caudales públicos, ya que el precio que tuvo para los aroneros la líbido del primer edil superó los 300.000 euros (cuando las escuchas del Caso Arona y el testimonio del director lo delataron, intentó disimular desatascando el expediente sancionador que había tenido paralizado durante años contra ese hotel).

(—->Por si las moscas, aviso de que no pude pillar notas de estas filtraciones porque las sisé al vuelo antes de mis vacaciones y capaz que la malversación era por otra cosa 😕 . Si fuera así, que creo que no, lo corrijo a lo largo del día. Me adelanto en la publicación a pesar de la duda porque hay tantas berstialidades judiciales y políticas a puntito de caramelo, que capaz que luego me falta tiempo para contarlo -ventajas de un blog personal frente a un periódico-. Entre la acusación de Fiscalía, el probable e inminente rechazo en la Audiencia Provincial tinerfeña de los recursos de apelación presentados por los gobernantes imputados para intentar escapar de los juicios, y toooooodo lo demás, tengo la pluma acelerada. Ese “lo demás” incluye también las presiones de Coalición Canaria pidiendo la dimisión del cada vez más acorralado alcalde aronero).

Corrupción urbanística, corrupción en adjudicaciones y contrataciones públicas y, toma yaaaaaaa, ya de forma oficial ¡también corrupción erótica! 

Eso más la condena de inhabilitación dictada contra el alcalde de Arona por prevaricar enchufando personal a dedo (incluida una afiliada de su partido y asidua a sus planchas electorales de CC); más la persecución que ha emprendido contra sus críticos y detractores (sirva como ejemplo la querella surreabertista por injurias, calumnias ¡¡y coacciones!! contra la menda Blanca Hari y cuatro anticorruptos más). Más los súbitos e inesperados apuros que está pasando Berto para mantenerse en el cargo ‘por culpa’ de lucha antiterrorista (el requetecolmo) y, entre otros esperpentos surreabertistas, su estilo de hacer política a lo Torrente en El brazo tonto de la Ley… Inevitablemente, el Caso Arona 1 es una bomba. Y, lo más temido por la ristra de políticos y ex políticos imputados, tiene ingredientes de sobra para trascender en televisión y prensa estatal. No me extrañaría que incluso en la internacional. El morbo de la presunta corrupción erótico-festiva es un caramelo periodístico casi irresistible 😉 . Lo de que los imputados hayan concedido cientos de licencias municipales ilegales y hasta cobrado por ellas también, e idem con lo de las decenas de contrataciones ilegales de obras y servicios públicos. Pero si además hay morbo, uffffff. Como se enteren los de “Sálvame”…

Berto ya está al tanto de que a los delitos múltiples de tráfico de influencias, prevaricación y delitos contra la ordenación del territorio le intentan suman también los de cohecho y malversación pasionales. Pero le costó… Dicen las malas lenguas que su olgada abogada de Madrid olvidó comentárselo antes de agosto porque se tuvo que ir de vacaciones, con lo que cuando tal complicación judicial de tinte erótico ya había trascendido por medio Ayuntamiento de Arona, por un tercio del municipio y un cacho de isla, él estaba en babia (así le pasa que llega a creer que somos los demás quienes vivimos en una realidad paralela plagada de mentiras; si es que no se entera de la misa la mitad ni siendo él el protagonista…).

.

Así que al final al ‘pobre’ alcalde le tocó enterarse de aquella manera a lo “mira alma de cántaro, te voy a contar lo que tienes encima para que te vayas coscando de la gravedad penal y personal del marrón y para que dejes de creer que el Caso Arona es moquito de pavo” (no se lo dijeron exactamente así, pero el sentido iba por ahí 😉 ). De todas formas, no se coscó casi nada, porque como más o menos al mismo tiempo se enteró de la existencia de una ley que obliga a renunciar a los condenados a inhabilitación como él, se centró en esto último.

Prepárense para nuevos capítulos de ira bertista a cuenta de este episodio de Corrupción X. Esta vez no es una predicción del oráculo hari. Sino una suma de uno más uno: cada vez que ha saltado el asuntillo erótico-festivo del Sir Anthony, Berto y los suyos se enfurecen ofendidos por lo que llaman “intromisión en la vida privada de un político”. Más o menos lo que alegaban Julián Muñoz e Isabel Pantoja, y ya ven…

Una más a incluir en el decálogo para políticos ignorantes: cuando su vida privada le cuesta un montón de pasta a la administración pública y a los ciudadanos, deja de ser privada (especialmente cuando su gatillazo legal queda acreditado con escuchas telefónicas con cuño judicial).

Aunque Felipe Campos se resistió todo lo que pudo y más a soltar prenda sobre los detalles de su escrito de acusación en la también conocida Operación Edén, entre Belén de Vil y yo logramos rascar que solo ha pedido penas para los políticos imputados en el Caso Arona 1 (exlcuyendo a particulares, cargos de confianza, policías y demás imputados en este procedimiento), y que los que se llevan la palma en petición de penas son el alcalde (CC) y el ex concejal de Urbanismo de Arona, Félix Sierra (PP). Unos cuatro años de cárcel ha propuesto para cada uno (uno eran cuatro años y medio, pero no recuerdo cual). Poco para lo esperado (la Fiscalía sube varios palmos su listón de años de cárcel para esos dos y para un montón más). Pero es que Campos se ha centrado solo en la parte urbanística de esta mega causa. Imaginen cuánto se puede agravar la petición fiscal sumando las pruebas de los delitos de tráfico de influencias, de contrataciones a dedo con fraccionamiento de contratos…

¿Se habrán enterado ya Berto y sus compañeros de imputación de los delitos y décadas de años de cárcel que reclama el Ministerio Fiscal contra ellos? Como su guindo es tan alto, igual no han terminado de caer en su cruda realidad judicial 😕 .

Para echarse unas risas, ruborizarse y refrescar la memoria sobre el escándalo de ‘Corrupción X’ protagonizado por el alcalde, pinchen sobre el siguiente titular posteado en BlancaHari el 30 de agosto de 2011:

–>”El Caso Arona destapa una factura de 300.000 euros por sexo político de lujo

(Con todo el cachondeo, el post alertó a Campos del presunto cohecho erótico 😉 ).

Por si tienen más ganas de seguir leyendo sobre este inusual tipo de corrupción (presunta, de momento), también guarda relación el boletín Alzados que publicó el partido ANC coincidiendo con la manifestación anticorrupción celebrada el año pasado en Arona y que tanto exasperó al bertismo de Coalición Canaria (el desencadenante de la querella surreabertista que nos estampó el ofendido gobierno de CC por darle difusión a berstialidades como la del sexo político cinco estrellas a costa del interés general). Para leerlo, pinchar aquí.

Bajada al infierno periodístico del Dios Berto y de sus ángeles caídos

Aquí el blanco, a sus pies maestro Alfonso

Bravo bravo y bravo.

Levantada aplaudiendo de la emoción. Xd, este artículo lo enmarco. Desde que lo leí estoy que no quepo en mí de la emoción. Jajajaja, debe ser que sus alusiones místicas me han hecho ascender en plan Santa Teresa 😉 . Gracias Alfonso. Gracias por ayudar a echar luz sobre el gris oscuro y el negro que nos intenta imponer la política mesiánica que se ha apoderado de Arona. Y caray, gracias por semejante reconocimiento profesional. Un honor, de verdad… (eso de “Si no hay blanco no hay negro (…)”, me ha llegado al alma 🙄 ).

‘Plas plas plas’ (son mis aplausos, jajajaj). Es que estoy tan contenta que no me puedo contener.

Alfonso González Jerez, para quienes no sepan quién es, es uno de los grandes del Periodismo de Canarias, una figura del columnismo. Y no lo digo por el pedazo de balón de oxígeno que nos ha dado con sus microrrelatos bertistas a quienes luchamos contra el opio de este pueblo (leyendo el artículo salta a la vista por sí solo el nivelazo de su pluma). Sino para que tomen conciencia de qué niveles está alcanzando la pérdida de respeto al endiosado e imputado alcalde de Arona.

¿Recuerdan que les dije que al bertismo se le acabó el glamour? ¿Que ningún político pillado en tantísimos graves renuncios legales, éticos y morales puede ir por la vida en plan aquí no ha pasado nada, sin asumir responsabilidades de ningún tipo ni dar siquiera explicaciones? ¿Que por muy endiosado que esté un alcalde, mucha mayoría absoluta que consiga y mucho dinero público que use para silenciar conciencias, bocas y plumas, la corrupción tan aparente conlleva una notable pérdida de respeto dentro y fuera de su reino? ¿Recuerdan que les dije que es muy difícil reclamar honor y respeto cuando la única defensa esgrimida frente a las pruebas de culpabilidad es que son víctimas de la ruindad de los políticos denunciantes, del abogado acusador, de la manipulada Fiscalía, de la venganza de una periodista, de la maldad de l@s demás informadores que desenmascaran sus ilegalidades y del rencor vengativo del juez instructor, o sea, acribillando a cualquiera que ose descubrir sus ilegalidades y pifias?

Pues aquí tienen una perlita de la bajada a los infiernos en la que están sumidos el Dios Berto y sus ángeles caídos. Y agüíta qué perla!

Pinchar aquí para leer el artículo de Alfonso González Jerez en su edición original del Diario de Avisos (jajajajaj, que esa es otra, esta crucificción periodística del mesías político de Arona y de la mística bertista en su conjunto ¡viene precisamente desde el periódico provincial al que más se le nota el rejo pro bertista!. Lo dicho, ¡el Alfonso es un fiera! Ays, ya puestos a soñar, ojalá fuera una señal de que el Diario se aparta del gris informativo…).

Cuando el periodismo hecho arte retrata a un alcalde endiosado que predica la corrupción:

 

 

Bertopasión, el alcalde que cambió 300.000 euros públicos por noches de hotel ‘privadas’ (By Crazy Horse)

Oigan, y esto del Caso Girls o Caso Pasión que ha trascendido a colación del Caso Arona, ¿cómo se llama? ¿Corrupción erótica? ¿Corrupción pasional? Jajajajajajajajajaj

Si es que eso de que la Policía Judicial bautizara oficialmente este caso como Operación Edén ya auguraba por dónde iban a ir los tiros 😉

–>Post relacionado:

El Caso Arona destapa una ‘factura’ por sexo político de 300.000 euros (30 agosto 2011)

El Caso Arona destapa una ‘factura’ de 300.000 euros por sexo político de lujo

Ése fue el coste inicial de dos de los delitos de tráfico de influencias y prevaricación por omisión indiciariamente acreditados contra el alcalde y contra el ex edil de Urbanismo de Arona por perdonarle al hotel Mare Nostrum la licencia de obras a cambio de habitaciones de hotel para encuentros amorosos

Y todavía van de víctimas con el Caso Arona, pobrecitos…

Flipé el otro día leyendo un debate en el que un@s bertistas (pro CC y anti Caso Arona, claro) replicaban a las críticas contra esa placentera parte de las responsabilidades de gestión del municipio, que lo que pasa es que la gente es muy envidiosa y que por eso criticamos que el alcalde aproveche ventajas como esas.

Y caí en la cuenta de que algun@s no se han percatado de que  los quiquis alcaldicios que se han investigado en el Caso Arona ¡le han costado un montón de pasta a los aroner@s! jajajjajaja, si es que esto el colmo, no me digan. Y el país alborotado por los trajes de Camps, qué sosos los valencianos: los políticos aroneros dan mucho más de sí. Lo de estos es joder jodiendo, no joder luciendo, como los de Valencia. Se ve que los aroneros son menos materialistas y más pasionales 😉 .

Coste del servicio erótico consistorial:

Además, que conste que he valorado a la baja el coste público del servicio erótico político aronero que ha acabado en delito indiciariamente acreditado:

A grosso modo, la tasa por licencia urbanística en Arona asciende a un 3% del presupuesto de ejecución total del proyecto. Y las obras de rehabilitación ejecutadas en el hotel Sir Anthony (Mare Nostrum Resort, en Playa de Las Américas) costaron, según manifestó en prensa la propia empresa cundo anunció la terminación de las obras (2009), 10 millones de euros. Obras de rehabilitación, ya saben, que se hicieron sin licencia, o sea, sin pagar los 300.000 euros correspondientes al Ayuntamiento. Y ello en connivencia con el alcalde y con el entonces concejal de Urbanismo, ex hombre fuerte de CC y ex mano derecha de Berto, Antonio Sosa.

Pero es que esa factura apasionada aún se incrementa más sin consideramos la sanción que debía haber tramitado e ingresado el Ayuntamiento de Arona por esas obras ilegales (el informe de la infracción urbanística se presentó, pero se quedó en tramitación ‘interruptus’). La técnico interrogada sobre ese hecho declaró que no se podía explicar por qué el asunto no terminó como debía.

Aroner@s tongados en el servicio erótico municipal. Sigue leyendo